Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
» Información sobre EL ANIMA SOLA
Hoy a las 12:42 am por Alianza Naiguatá

» Misa de Elevación Espiritual
Ayer a las 7:51 pm por Alianza Naiguatá

» Espiritus que llaman
Ayer a las 7:31 pm por Alianza Naiguatá

» Interrogante que sucede los días de Menstruación???
Ayer a las 6:58 pm por Alianza Naiguatá

» Collares de Protección
Ayer a las 5:31 pm por oso pequeño

» Inauguración del Foro de Espiritismo Cruzado
Ayer a las 7:20 am por Congo Nfinda

» pregunta sobre algo bien raro
Ayer a las 6:06 am por yemaya2222

» Igualdad de derechos del hombre y la mujer
Ayer a las 4:51 am por Alianza Naiguatá

» SUEÑOS Generales, Parte 2
Jue Dic 01, 2016 11:04 pm por javamnu

» Mis experiencias personales y unas cuantas dudas
Jue Dic 01, 2016 8:41 pm por Carpe Diem

» PARA QUE USAN EL AZUFRE
Jue Dic 01, 2016 5:18 pm por Carpe Diem

» mi frustracion ante un trabajo de santeria
Jue Dic 01, 2016 9:48 am por ELDIOSTHOR

» Muerte de un hermano espiritista
Jue Dic 01, 2016 3:57 am por INDIO MARA 1

»  conjuros y mal uso del tabaco
Miér Nov 30, 2016 11:11 pm por yemaya2222

» panama munanzos
Miér Nov 30, 2016 5:25 pm por Congo Nfinda

Idioma / Language
Galería


Deshacerse de un ahijado Qué implica?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deshacerse de un ahijado Qué implica?

Mensaje por Congo Nfinda el Lun Abr 27, 2015 7:44 pm

[size=39]Deshacerse de un ahijado Qué implica?[/size]

[size=12]
Estamos asistiendo a unos tiempos en los cuales muchos Munanzos actúan como si de centros de sociedad se tratasen. A menudo olvidando lo que suponen en una realidad de carácter más absoluto. Si bien es cierto el dicho popular (respaldado incluso desde la sociología) que reza “No hay vida social sin conflicto“, tambien lo es que lo que nosotros conocemos por Munanzo es una sociedad de iniciados en el culto, que giran en torno a un propósito religioso.[/size]

Existen en muchas ocasiones, de hecho se ven a menudo, personas expulsadas de su propio Munanzo. En algunas ocasiones de forma mas o menos justificadas, en otras tristemente por cuestiones estrictamente personales del mayor. Por este motivo, en esta ocasión nos gustaría examinar éste fenómeno y hacer un pequeño análisis general de lo que implica [size=12]pertenecer a un Munanzo, para después pasar a explicar qué supone salir de él.[/size]

¿Como uno se adentra en un Munanzo? ¿Qué supone hacerlo? 
 Un ser humano únicamente ingresa a un Munanzo a través de la ceremonia de iniciación, popularmente conocida como “Rayamiento” (en lengua: Nkimba). En etapas previas, y de forma obligatoria, la Nganga principal de la casa ha debido de autorizar esta ceremonia e idealmente, pues siempre es aconsejable, ha debido de existir un tiempo de conocimiento y conversación que permita al aspirante y al mayor del Munanzo convenir en este hecho.

Cuando esto se produce, comienzan los preparativos del Rayamiento y se conduce la ceremonia. A través de ésta el [size=12]ahora Nguello recibe una identidad religiosa, demarcada por su nombre y firma personal. Podríamos hacer una enciclopedia sobre lo que implica, psicológica, cosmológica y astralmente, esta iniciación. Pero este no es nuestro propósito, además, no son asuntos de debate en público. Lo que sí debemos remarcar es el vínculo del Nguello, principalmente con la Nganga de su Tata, y también  (como consecuencia de todo) con el Astral superior del linaje del Munanzo al que ha ingresado. Bankisi, el conjunto de Ngangas o Nkisis emanadas de ese linaje, hasta remontarse al Tronco que le da inicio. Bakulu, Tatas y Yayas del linaje concreto, que cumplen el papel de antecesoras ya que son difuntas; a pesar de que en este compromiso también debemos de incluir entidades del propio Nguello sin las cuales no hubiese podido realizarse la iniciación.[/size]

El [size=12]Astral Superior del Munanzo podría imaginarse, para poder interpretarse, como: una corriente viva y autoconsciente, permanentemente dinamizada por las Ngangas del linaje, respectivos Mpungos y los Tatas y Yayas del mismo que han merecido la posición de ingresar en la condición de ancestro (Bakulu, sing Nkulu).[/size]
Todos los miembros del Munanzo son afectados y asistidos por esa misma corriente, y todos han realizado su pacto de sangre con el mismo fundamento (el fundamento principal de la casa) estableciendo un lazo inter-fraternal que denominamos comunmente “hermanos en Nganga”, “hermanos en Nkisi” o bien en lengua:[size=12]Mpangui.[/size]
El dueño de la “Nganga madre” de todos ellos, se convierte en el padrino del Munanzo: encargado de educar religiosamente y velar por su adelantamiento en los términos en los que se encuadra el culto.
El mayor, detalle que algunos Tatas han olvidado, está sujeto a la administración de dicho Astral superior a través del máximo exponente que no es otro sino la Nganga principal del Munanzo. Si es dicho fundamento quien consiente, o no, una incorporación al Munanzo, lo es para otras cuestiones y muy particularmente para su expulsión. No cabe otra.

¿Que ocurre cuando el Nguello es elevado a Tata, recibiendo su propio fundamento?
 El Nguello se mantiene bajo la sombra del fundamento de su Tata durante toda su estancia en dicho status. Su misión, por encima de cualquier otra, es la de aprender y seguir aprendiendo. Su capacidad operativa dentro de la religión es limitada, y cuando existe es supervisada por su mayor. Goza del poderoso cuidado y la bendición de lo que ya hemos explicado hay tras cualquier [size=12]Munanzo real, pero no tiene la potestad de dirigirlo: carece de una Nganga propia.[/size]
Esto cambia cuando es erigido como Tata y recibe su propio fundamento. Pese a ser un Tata joven y necesitar más adiestramiento, ahora además, goza de la sombra del fundamento del que [size=12]él es el dueño. Su vínculo con todo lo mencionado ahora es, de algún modo, filtrado a traves del fundamento propio e incluso tiene la capacidad de tener ahijados propios. En óptimas condiciones, su vínculo con la Nganga madre de la que él emana nunca se romperá. Sin embargo ya no únicamente es hijo de un Nkisi, sino tambien padre (Tata, significa padre) de su propio Nkisi. Así, el nombre del oficio que mantiene se conoce como Tata Nkisi, o Padre Nkisi.[/size]

Creo que el lector podrá obtener visiones alternativas o extensiones de este tema, echando un ojo a dos artículos de Ralph Alpizar (Tata, periodista y escritor) que reproducimos tiempo atrás en este mismo espacio:

El linaje en el Palo Mayombe

El linaje en el Palo Mayombe (Continuación)

Considero que debemos tener este asunto muy presente y muy claro. Además, teniendo en cuenta que la enorme profundidad del significado del rayamiento no permite ampliaciones demasiado exageradas: incluso me permito el aconsejarles acudir con su mayor con dudas, comentarios, inquietudes para asegurarse estar bien claro en este importantísimo asunto.

¿Que ocurre con la expulsión de un miembro del Munanzo?
Si el Nguello es expulsado del Munanzo, teniendo en cuenta que ciertos secretos del Nguello que viven en el fundamento principal, son trabajados de forma coherente a su expulsión: podemos decir que ese vínculo antes mencionado es roto. Ocurre de idéntica manera si el Nguello decide marcharse, lógicamente, pero si aquí hablamos de la expulsión es porque en esta ocasión deseamos tocar este punto.

Se están dando casos de Tatas que estan expulsando ahijados por motivos extra-religiosos. No contando con que la ruptura del vínculo está sujeta a la autoridad de quienes mantienen ese vínculo con el ahijado. La expulsión, no solo merece un motivo religioso tangible y suficientemente poderoso (existen formas de amonestación por faltas menores) sino también una [size=12]Junta del Munanzo, una decisión apoyada por las plazas principales del mismo ¡y cuidado! Una ratificación de esa decisión de parte de la Nganga. Recuerden que debieron pedir licencia para iniciarlo, y deben pedir licencia para echarlo. La falta de expulsarlo unilateralmente, no es muy diferente a aquella que se produce cuando se le integra sin las investigaciones y consultas previas requeridas.[/size]

Echar a un ahijado, afecta al lazo entre ese Nguello y la Nganga principal del Munanzo y por extensión a todos los múltiples fenómenos que habitan en el Astral Superior del linaje del cual el Munanzo forma parte. Sin olvidar los propios fenómenos del Nguello, quienes no son tan pequeños en jerarquía como la materia que administran (el Nguello).
Estos elementos son los genuinos jueces del Munanzo, no el Tata. Si bien es cierto que en los casos justificados, dichos fenómenos tomarán buena nota y podrán realizar, además, la función de “verdugo”… También lo es que en los casos injustificados harán lo propio con quien cometa una falta: y en este caso la falta provendrá del propio mayor del Munanzo.

Ejemplos de Tatas que se enfadan con sus ahijados por motivos comerciales, por motivos personales de naturaleza arreligiosa, o incluso por motivos más oscuros. La responsabilidad es del Tata que no ha sabido entender que la relación religiosa está por encima de la social o comercial, si no puede ser distinguida, es mucho mejor limitarse a la existencia de una relación religiosa.

En los casos donde se ha probado la existencia de un motivo religioso real, muy a pesar de todo, exige las consultas pertinentes para determinar cual es la manera apropiada de actuar. La Nganga y el propio Astral Superior del Munanzo pueden [size=12]no desear la expulsión del Nguello y optar por medidas disciplinarias alternativas y un ultimatum en forma de aviso de expulsión.[/size]

Las posibilidades son variadas, pero lo inamobible es enfocar al juez como protagonista y ese está lejos de ser el Tata: humano y errático como otro cualquiera.

[size=12]¿Que ocurre con la expulsión de un Tata?[/size]
Ocurre exactamente lo mismo, cambian probablemente los destinos de los expulsados, pero el funcionamiento es exactamente el mismo. El Nguello, como hemos visto, mantiene una dependencia de la Nganga de su mayor porque permanece en un estado limitado al aprendizaje; en absoluto a la operatividad, reservada a Tatas y Yayas. Por el contrario, estos últimos son dueños de su propio fundamento y también habitan bajo la sombra del mismo, a diferencia del Nguello. El Nguello deberá de tomar sombra en un nuevo Munanzo, porque su expulsión (o marcha por iniciativa propia) le ha “desenganchado” del linaje, la Nganga de su mayor y el Astral Superior del Munanzo al que pertenecía. El Tata, por el contrario, tiene su fundamento y está bajo la sombra del mismo.

Que el destino del Nguello y el Tata, por cuestiones jerárquicas obvias, sean distintos dentro de la religión, no significa que la gravedad de la expulsión sea distinta. Nuevamente, el Tata que decida expulsar de su Munanzo a un ahijado de una manera poco correcta e irrespetuosa para con el Astral Superior del Munanzo, está cometiendo una falta igual de grande: con independencia del rango religioso del expulsado. El objeto de la falta es no condicionar la actividad de un Munanzo a asuntos exclusivamente religiosos, y pasar por encima de las genuinas autoridades que operan en él.


Desde la óptica del ahijado:
Estas autoridades, por cierto, no se basan en condicionamientos morales idílicos, sino en la [size=12]Regla Kongo y su funcionamiento. Importa bastante poco qué te ha hecho quebrantar un juramento de iniciación, o importa bastante poco tu opinión sobre una falta: estos fenómenos no van a funcionar a través de tu humano juicio o tu humana opinión sobre lo justo o lo injusto. Conoces las reglas, las costumbres, (idealmente al menos) te han presentado los estatutos de la casa y sus reglamentos. Si no te gusta no entres, si entras cumple… Tomamos la moralidad moderna como un paradigma universal mientras que rezamos que nuestro culto es de origen antiguo, de tiempo de los esclavos. No nos damos cuenta, pues, que precisamente por eso el funcionamiento paradigmatico se convierte en Leyes Tribales, no en moral moderna pseudo-judeocristiana.[/size]

Por ejemplo:
es políticamente correcto, bonito y hasta ético respetar a todo ser humano. No importa su orientación sexual, sus derechos no solo tienen que ser respetados, idealmente incluso defendidos. Ahora bien: la homosexualidad es [size=12]TABÚ en el Palo Mayombe y es PROHIBIDA la iniciación de cualquier homosexual, sin importar razón o pretexto.[/size]
Podríamos poner otros ejemplos, pero lo que queremos matizar es que pretender colocar la lógica de aquellos fenómenos bajo la tutela de nuestros propios principios ideales supone caminar en dirección contraria. Esos estarán muy bien para el gobierno de la vida y la casa (“casa” en un sentido profano, que no religioso) del ahijado. En el caso de Mayombe tiene sus reglas, tiene su lógica y tiene su paradigma. Es respetable si no te gusta, lo que deja de ser respetable es asumirlos tácitamente a través de la iniciación, para después violarlos.

¿Como podemos concluir este artículo? Creo que regresando al principio:
Un Munanzo auténtico goza de un Astral Superior vivo y dinamizado por la confluencia de fenómenos diversos que lo administran y gobiernan. La autoridad de ingresos, expulsiones, elevaciones de rango, y otros asuntos recaen en su juicio y no en el juicio humano. Desafiar la autoridad, por muy mayor que seas y por mucho que dirijas tu propio Munanzo, siempre traerá consecuencias.

[size=12]Todos los árboles se creen enormes, pero siempre hay uno que lo es más” (de mi propio Tata)[/size]

[size=12]Fuente: https://malembedotorg.wordpress.com/2015/04/27/deshacerse-de-un-ahijado-que-implica/[/size]


[size=12]Saludos..[/size]

Congo Nfinda
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 1532
Edad : 48

Masculino

Fecha de inscripción : 03/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.