Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
» Collares de Protección
Hoy a las 3:06 pm por BENITOJ

» Interrogante que sucede los días de Menstruación???
Hoy a las 10:59 am por INDIO MARA 1

» Información sobre EL ANIMA SOLA
Hoy a las 9:31 am por danielas

» Misa de Elevación Espiritual
Ayer a las 7:51 pm por Alianza Naiguatá

» Espiritus que llaman
Ayer a las 7:31 pm por Alianza Naiguatá

» Inauguración del Foro de Espiritismo Cruzado
Ayer a las 7:20 am por Congo Nfinda

» pregunta sobre algo bien raro
Ayer a las 6:06 am por yemaya2222

» Igualdad de derechos del hombre y la mujer
Ayer a las 4:51 am por Alianza Naiguatá

» SUEÑOS Generales, Parte 2
Jue Dic 01, 2016 11:04 pm por javamnu

» Mis experiencias personales y unas cuantas dudas
Jue Dic 01, 2016 8:41 pm por Carpe Diem

» PARA QUE USAN EL AZUFRE
Jue Dic 01, 2016 5:18 pm por Carpe Diem

» mi frustracion ante un trabajo de santeria
Jue Dic 01, 2016 9:48 am por ELDIOSTHOR

» Muerte de un hermano espiritista
Jue Dic 01, 2016 3:57 am por INDIO MARA 1

»  conjuros y mal uso del tabaco
Miér Nov 30, 2016 11:11 pm por yemaya2222

» panama munanzos
Miér Nov 30, 2016 5:25 pm por Congo Nfinda

Idioma / Language
Galería


Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Mar 30, 2013 5:42 am

Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Osvaldo Shimoda

(...) Existen problemas obsesivos en varias expresiones, como los de un encarnado sobre otro; de un desencarnado sobre otro; de un encarnado sobre un desencarnado y, genéricamente, de éste sobre aquél.
-Manoel Philomeno de Miranda.
(Sementes de Vida Eterna, Autores diversos. Psicografía de Divaldo Pereira Franco, cap. 30).

La obsesión espiritual, en su calidad de enfermedad aún no catalogada en los tratados de patología médica (la medicina clásica, por estructurarse en visión cartesiana, puramente organicista del ser, no tiene en cuenta la existencia del alma, del espíritu) es uno de los más antiguos flagelos de la humanidad, prolongándose, por tanto, desde hace milenios. Pero ¿por qué?

Partiendo del principio de que somos seres en evolución (estamos todos subordinados a una de las Leyes Universales, la Ley de la Reencarnación. Aunque no quiera reencarnarse, el ser tendrá que hacerlo, excepto aquellos que ya se han liberado del ciclo kármico; en estos casos, tendrán el libre albedrío de elegir si quieren reencarnarse o no), obviamente en vidas pasadas hemos practicado atrocidades, barbaries, perjudicando a nuestros semejantes (es importante resaltar que el velo del olvido no nos deja recordar lo que hicimos en el pasado) y, con eso, hemos creado enemigos, espíritus obsesores.
Así, mientras que el ser humano alimente sentimientos de odio y venganza, la obsesión espiritual seguirá existiendo. Escribí en artículos anteriores en mi Web que el 95% de los pacientes que acuden a mi consultorio tienen una influencia espiritual obsesora como causa primaria (principal) o secundaria (agravante) de su(s) problema(s) y tan sólo en un 5% la causa es puramente psicológica, creada por el propio paciente en esta vida (infancia, nacimiento, útero materno) o en vidas pasadas.
Por tanto, la obsesión espiritual como enfermedad del alma, merece ser estudiada de forma seria y profunda para que podamos mejorar la calidad de vida del enfermo.

A cuenta de esto, escribí también un artículo en mi Web, cuyo título es “Terapia Médica y Terapia Espiritual: Por qué dividir si podemos sumar”, la importancia de aunar los dos abordajes terapéuticos.
Bajo este aspecto, la Terapia Regresiva Evolutiva (T.R.E.) – la Terapia del Mentor Espiritual – Abordaje psicológico y espiritual breve, canalizado por mí a través de los Espíritus Superiores del Astral, ha sido creada no para sustituir a la medicina, sino para complementarla. Mejor explicando: la medicina cuida del organismo físico y la T.R.E. del alma, del espíritu. Esa es mi esperanza, que las dos puedan un día caminar lado a lado, formando una aparcería.
Es conocido por la mayoría de las personas, que la influencia espiritual obsesora se da de un desencarnado para un encarnado. Sin embargo, en la observación clínica con mis pacientes, he podido percibir seis formas de obsesión espiritual:
1) Desencarnado para encarnado.
2) Encarnado para desencarnado.
3) Desencarnado para desencarnado.
4) Obsesión recíproca.
5) Auto-obsesión y
6) Encarnado para encarnado.

1) Desencarnado para encarnado: Aprovechándose de su estado de invisibilidad, el espíritu obsesor ejerce su acción nociva sobre el obsedido, manipulando su campo de energía de diversas formas posibles e inimaginables, usando armas espirituales (artefactos fluídicos, por tanto no detectables por ningún aparato médico terreno sofisticado, como la resonancia magnética), parásitos, energías sembradas, llegando a crear dolencias graves en el encarnado, con fiebres, inflamaciones, dolores y otros síntomas orgánicos, confundiendo así el raciocinio del médico y dificultando el tratamiento adecuado.

2) Encarnado para desencarnado: Hay casos de encarnados, que durante el sueño, en espíritu, (desdoblados), van detrás del desencarnado para vigilarlo y/o perjudicarlo en el astral inferior (tinieblas), por estar dominados por sentimientos de odio, rebelión y venganza.

3) Desencarnado para desencarnado: Es común en las sesiones de regresión que el paciente recuerde una vida pasada en que después de su desencarne, se encontró en el umbral (tinieblas) con su(s) desafecto(s) y entabló con él (ellos) un embate espiritual.

4) Obsesión recíproca: En cierta ocasión, una paciente hizo regresión y descubrió que en varias encarnaciones ella y su suegra se alternaban como obsesora y obsedida (entonces sin grado de parentesco) y ahora, en la vida actual, ambas habían venido encarnadas disputando nuevamente el mismo hombre (que vino como marido e hijo, respectivamente). No se contuvo y lloró copiosamente. Aproveché el momento y le propuse perdonar a su suegra. Ella me respondió: ¿Cómo puedo perdonar a esa maleante? No lo consigo.
Aclaré a la paciente que la única manera de que ambas cortasen el cordón energético, el lazo psíquico que las unía en varias encarnaciones, era a través de la oración del perdón, de la reconciliación. No sirvió de nada, la paciente me dijo que no estaba aún en condiciones de perdonarla. Este es un ejemplo de que las personas se unen no sólo por el amor, sino también por el odio.

5) Auto-obsesión: Kardec, el codificador del Espiritismo, decía: El hombre no raramente es obsesor de sí mismo. Algunos estados enfermizos y ciertas aberraciones que se lanzan a cuenta de una causa oculta, derivan del Espíritu del propio individuo.
Estoy plenamente de acuerdo con él. No obstante, muchos pacientes prefieren eludir la culpa de sus problemas atribuyéndolos a los espíritus obsesores. Son enfermos del alma, obsesores de sí mismos atormentados por sus propios pensamientos negativos, enfermizos.

6) Encarnado para encarnado: Son personas obsediendo a otras personas en todas las relaciones humanas: Padres e hijos, hermanos, marido y mujer, suegra y nuera, jefe y empleado, etc. En las relaciones amorosas esas obsesiones son consecuencia de un amor tirano, déspota, posesivo, celoso, que cercena, que sofoca la libertad del otro.
Entre padres e hijos, crea una verdadera simbiosis parasitaria, como si ambos fuesen un único organismo, tal es el grado de dependencia mutua.
Lo mismo ocurre también en las relaciones afectivas, donde la pareja cultiva una relación tóxica, enfermiza, destructiva.
En esos casos, el cónyuge ejerce en la vida del paciente lo mismo que una droga en los viciados. Es la dependencia afectiva.
En el trabajo, la obsesión espiritual se manifiesta en aquel jefe que persigue sistemáticamente de todas la formas posibles, humillando, torturando psicológicamente al empleado para minar, acabar con su autoestima y su confianza en sí mismo.

A continuación, véase el caso de una paciente, cuya suegra hizo para ella varios trabajos de magia negra.

Caso clínico:
Problema de relación con la suegra.
Mujer de 45 años, casada.


Acudió a mi consultorio a cuenta de su problema de relación con la suegra. Ésta nunca había aceptado el matrimonio de su hijo. La paciente se enteró de que su suegra le había hecho varios trabajos de magia negra para acabar con su matrimonio.
Se quejaba también de que constantemente sentía las extremidades de su cuerpo, manos y pies helados. Hizo todos los exámenes médicos necesarios y sin embargo no descubrió la causa de su problema. Esto la tenía sin disposición, cansada, sin ánimo para trabajar.
Hizo todos los tratamientos médicos disponibles, incluso la acupuntura, no obstante, sin éxito.

En la 3ª sesión de regresión, la paciente me relató:
“Veo una ciudad bonita, calma, tranquila. Es de noche, las calles son empedradas. Las casas están iluminadas por lamparillas.
Soy alta, delgada, cabellos atados, negros, piel clara. Es otra vida. Es como si alguien estuviese tirando por mí, diciendo alguna cosa, pero no consigo oír.”

- ¿Consigues ver a quien te habla? – Pido a la paciente.
“No, pero noto que es un ser espiritual; no consigo identificar si es del bien o del mal. No obstante, siento que está muy angustiado. Noto también un peso en mi espalda (es común cuando una persona está obsedida que sienta un peso, una fuerte presión en la espalda, los hombros o la nuca, debido a que el obsesor se pone pegado, arrimado al obsedido. Esto explica la expresión popular “encosto” (en portugués, alguien que está arrimado o pegado a otro).
Aunque no lo vea (la paciente intuye la presencia espiritual), tengo la impresión de que ese ser espiritual está con sus dos manos presionando, cerrando mis oídos. Me produce agonía, y cuando quito sus manos, las mías empiezan a hormiguear (la paciente siente el cuerpo o partes del cuerpo hormiguear debido a la presencia, al campo de vibración de ese ser espiritual).
Él hace eso para que yo no pueda escuchar las cosas buenas, sólo las malas (pausa).
Percibo ahora que ese ser espiritual es mi suegra. Ella también fue mi suegra en esa vida pasada (en esta terapia el paciente tiene que utilizar mucho de su intuición, pues muchas cosas no las llegará a ver.)
Es como si hubiese entre nosotras una guerra espiritual. Ella, en espíritu, en esa vida pasada, me ahoga, y mis piernas quedan heladas, pues es como si ella entrase por mis piernas (el periespíritu – cuerpo espiritual – es fluídico, por eso es muy ligero, como gas, humo, niebla) y yo quedo sin fuerzas. Ella me sujeta también por la espalda, quedo sin defensa. Siento que mis brazos hormiguean también, perdiendo las fuerzas, y ella cierra con las manos mis oídos.
Con eso, siento mi cabeza hueca (cuando los pacientes están obsedidos, suelen relatar también que se sienten “idos”, “aéreos”, con la cabeza pesada).
Noto que mi suegra siente mucha rabia, odio de mí. Yo reñía mucho con ella a causa de su hijo. En esa vida pasada ella tampoco quería que me casara con él, debido a los celos que sentía. En espíritu ella me dice que no ha sido querida ni amada por el hijo. Por eso ella sentía rabia, celos de mí, pues él me amaba mucho (pausa).
Tengo la sensación de que la llevo cargada a cuestas y, con esto, ella absorbe toda mi energía, mis fuerzas.”
Al final de la sesión, orienté a la paciente para que hiciese la oración del perdón a su suegra, mandándole mucha luz.
El propio Cristo, gran médico de las almas, predicaba el amor y el perdón, la reconciliación para casos de interferencia espiritual
En la 4ª sesión (la última), la paciente me dijo que se había olvidado de hacer la oración del perdón (fue un acto fallido de la paciente, pues yo le había recetado por escrito esa oración). Ella no conseguía comprender por qué se había “olvidado” completamente de orar para su suegra.

Al hacer regresión me relató:
“Veo una luz blanca, muy intensa. Es bastante grande, viene de lo alto e incide sobre mí. A decir verdad es un gran foco de luz.
Noto mi cuerpo helado (periespíritu), pero ese foco de luz es caliente, agradable. Ella me envuelve, pero tengo miedo.”
- ¿Miedo de qué? – Pregunto a la paciente.
“Tengo miedo de merecer esa luz. Es como si no me sintiese digna de recibir esa luz, debido a las cosas malas que hice en el pasado, y que intento ocultar a mí misma y a los demás.”
- ¿Qué intentas ocultar? – Le pregunto nuevamente.
“Un montón de pecados, de maldades que cometí. Me veo agachada, toda encogida. Esa luz entra por el centro de mi cabeza, pero mi corazón, mi pecho, permanecen “helados” todo el tiempo. Siento un dolor en el pecho. La impresión es que guardo muchas penas, sufrimiento, angustia y tristeza de mi pasado.”

- Pregunta a tu mentor espiritual si él tendría algo que decirte en relación a esas penas de tu pasado – pido a la paciente.
“Dice que no necesito saberlo, que eso no importa. Lo que importa es resolverlas, quitar mi culpa, liberarme de ella. Dice que tengo un corazón muy duro, que necesito rescatar la capacidad de amar. Necesito quitar las penas, los rencores de mi corazón.
Me pide que haga la oración del perdón, según usted me había prescrito. Al hacer la oración del perdón voy a modificar mis actitudes, limpiar mi corazón y tener un crecimiento espiritual mayor. Dice además que el alma se nutre de la plegaria, de las oraciones.
Dice que he venido en la encarnación actual para poder perdonar a mi suegra y romper el hielo de mi corazón.
El dolor en el pecho se hace muy fuerte, es como si mi corazón estuviese de veras “congelado”, por eso duele. Dice además que no he venido a esta terapia para hacer regresión, ni saber detalles de mi pasado, pues eso no me aportaría nada. En verdad, lo que me ayudará es liberarme de mi suegra, perdonándole a través de la oración del perdón para que podamos encontrar la luz del amor y del perdón, por tanto, de la reconciliación. Dice que esa etapa en que tomé conciencia a través de él de la importancia del perdón y del amor, ha sido cumplida y que más adelante él me intuirá el momento propicio para acudir nuevamente a la T.R.E.
Tras la sesión, la paciente me dijo que se sentía bien, muy bien, ligera, con el corazón caldeado.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3392
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Mar 30, 2013 6:08 am

Excelente su respuesta pale, me gustaría que compartiera sus apreciaciones de manera detallada si estuviese a su alcance.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3392
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Mar 30, 2013 6:51 am

Una experiencia interesante, sin lugar a dudas. Actualmente estas regresiones pueden hacerse por cualquier profesional en el área de la salud mental pero infelizmente no sabemos si la persona va a tomar el suceso como proveniente del subconsciente catalogando a la persona como portador de algún trastorno o realmente abordará con la debida seriedad el tema.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3392
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Mensaje por Miguel-Cabrera el Sáb Mar 30, 2013 7:18 pm

La Multiplicidad de Vidas, una expresión que hace meses me parecía más guión de películas y cuentos que posible realidad.

Este caso, presenta un interesante caso de que vamos y venimos, arrastrando amores y desamores, virtudes y defectos, victorias y derrotas, odios, rencores.

Pareciera que para bien o para mal nunca venimos solos, será por eso que en ocasiones encontramos miradas conocidas, gestos familiares, maneras, olores, etc.

Hay mucho que aprender y comprender.

Miguel-Cabrera
Avanzado
Avanzado

Cantidad de envíos : 222
Localización : Caracas, Venezuela
Edad : 42

Masculino

Fecha de inscripción : 26/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obsesión Espiritual: Un problema que se manifiesta de varias formas

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Mar 30, 2013 9:24 pm

Hola pale; tratada la causa termina el efecto. Si las causas están ligadas a lo psicológico es posible que pese a desacreditar en la reencarnación se puede modificar el patrón de pensamiento desligando al individuo del yugo que lo castiga día con día, eso se llama auto-obsesión y ocurre cuando la propia persona actúa como verdugo de sí mismo, su propia mente contribuye a generar todos los males que le acarrean sufrimiento en esta vida. Existe una TRE, pero no la del Dr. Osvaldo Shimoda, esta otra se llama Terapia de Respuesta Espiritual que yo no me he realizado pero un amigo me habla de ella como siendo una terapia muy eficaz ya que mediante ella se te quitan todos esos bloqueos mentales establecidos por una u otra causa en otra vida y te impiden tener una vida equilibrada, ejemplo: una persona en una vida quería convertirse en medico pero en el transcurso de la vida las dificultades y la tragedia se instaló en su vida, no midiendo la severidad de sus palabras esa persona se promete que de una u otra forma conseguirá su objetivo, a lo mejor no estaba concedido a esa persona en esa vida esa conquista pero al fijarse en ella murió con ese anhelo. Hoy nace en una nueva familia con un nuevo cuerpo y nuevas pruebas, nuevos objetivos pero trayendo consigo en el subconsciente todos los traumas y decepciones de esa vida que no pudo superar, esa persona en una búsqueda incesante se doblegará a ser infeliz por no saber qué es aquello que necesita, puede que descubra que tiene el anhelo de conquistar ser medico o no, el hecho es que tanto la decepción de no haberlo logrado en aquel entonces como las promesas que se hizo así mismo le niegan la felicidad y aunque la vida sea generosa con la persona ella sufre de asedio espiritual, de problemas emocionales, de problemas de salud, etc., todos derivados de ese punto de origen, ¿qué puede hacer la TRE de Shimoda, la TRE de los metafísicos o la regresión convencional? quitar ese bloqueo, convencer a la persona de que debe aceptar que aquello ya pasó y esto es un nuevo comienzo, que no debe negarse la felicidad y finalmente, una vez que se elimina esa causa la vida de la persona vuelve a la normalidad. Lo que la regresión no arregla fácil es la obsesión espiritual (asedio espiritual) ya que puede tildar de bipolar a la persona o asignar algún otro trastorno especialmente si fuese médium y entra en trance al practicarse la hipnosis. Considero que lo peor que puede hacerse es justamente darle tratamiento a una causa inexistente y es por ello que la historia habla de los médiums como teniendo disturbios psiquiátricos y tiene su sentido si consideramos que los medicamentos no mejoran la situación de un médium con desequilibrios; la empeora.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3392
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.