Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Idioma / Language
Galería


Actividad de Nuestro Espíritu Durante el Descanso del Cuerpo Biológico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Actividad de Nuestro Espíritu Durante el Descanso del Cuerpo Biológico

Mensaje por Miguel-Cabrera el Miér Jul 03, 2013 4:37 pm

Respetados amigos, reciban todos un cordial saludo. La Bendición de la Reina Maria Lionza y el Manto de San Miguel proteja sus caminos.

Comparto este interesante artículo sobre la actividad del espíritu encarnado durante el lapso de tiempo en la cual descansa nuestro cuerpo biológico.

Me parece bueno para el análisis, las discusión entre hermanos y alcanzar una mayor comprensión de lo que somos.

Actividad nocturna del espíritu

Durante el sueño el Espíritu se desprende del cuerpo; debido a que los lazos fluídicos están más tenues. Por la noche es un largo periodo en que está libre para obrar en otro plano de existencia. Sin embargo, varían los grados de desprendimiento y lucidez. No todos se apartan de su cuerpo, sino que permanecen en el ambiente doméstico; temen hacerlo, se sentirían forzado en un medio extraño (aparentemente). Otros se mueven en el plano espiritual, pero sus actividades y comprensiones dependen del nivel de elevación. El principio que rige la permanencia fuera del cuerpo es la de la afinidad moral, expresada, conforme la explicación anterior, por medio de la afinidad vibratoria o sintonía. El espíritu será atraído para regiones y compañías que estén armonizadas y sintonizadas con él a través de las acciones, pensamientos, instrucciones, deseos e intenciones, o sea, impulsos predominantes. Pudiendo así, subir más o degradarse más.

El lascivo tendrá entrevistas eróticas de todos los tipos, el avariento tratará de negocios grandiosos (materiales) y rentables usando la astucia. La esposa quejosa encontrará consejos contra el marido, y así sucesivamente. Los amigos se encuentran para conversaciones edificantes, los enemigos entran en lucha, los aprendices harán cursos, los cooperadores trabajarán en los campos preferidos y, así, caminamos. Para esta maravillosa doctrina, conforme tales consideraciones, el sueño es el recuerdo de una parte de la actividad que el espíritu desempeñó durante la liberación permitida por el sueño. Según Carlos Toledo Rizzini, una interpretación freudiana encara el sueño como apuntando para el pasado, revelando un aspecto de la personalidad. Para el Espiritismo, el sueño también satisface impulsos y es una expresión del estilo de vida, con una gran diferencia: la de no procesar sólo en el plano mental, sino que es una experiencia genuina del espíritu que pasa en el mundo real y con situaciones concretas.

Como vimos, el espíritu, libre temporalmente de los lazos orgánicos, emprende actividades nocturnas que podrán caracterizarse sólo por la satisfacción de bajos impulsos, como también, trabajar y aprender mucho. En esta experiencia fuera del cuerpo, en la oportunidad del desprendimiento a través del sueño, el ser, podrá ver con claridad la finalidad de su existencia actual, acordándose del pasado, entrevé el futuro, todavía la amplitud o no de esas posibilidades es relativa al grado de evolución del espíritu. Verifiquemos tres cuestiones del Libro de los Espíritus, en el capítulo VII, pregunta: 400, 401 y 403.

P-400 “¿El Espíritu encarnado permanece de buen grado en su cuerpo material”?
- Es como se preguntase a un presidiario, si le gustaría salid del presidio. El espíritu aspira siempre a su liberación y tanto más desea verse libre de su cuerpo, cuanto más grosero es este.

P-401 “¿Durante el sueño el alma reposa como el cuerpo?
- No, el espíritu jamás esta inactivo. Durante el sueño, se aflojan los lazos entre cuerpo y espíritu y, él se lanza por el espacio y entra en relación con los otros espíritus sintonizados por él.

P-403 “¿Cómo podemos juzgar la libertad del espíritu, durante el sueño?
- Por los sueños.

El sueño libera parcialmente el alma del cuerpo, cuando esta adormecido, el espíritu se encuentra en el estado en que queda después de su cuerpo. El sueño es el recuerdo de que el espíritu vio durante el sueño. Podemos notar, que no siempre soñamos. Pero, ¿pero qué quiere decir eso? Que no siempre nos acordamos de lo que vimos, o de todo lo que hemos visto, mientras dormimos. Es que no tenemos aun el alma en pleno desenvolvimiento de sus facultades. Muchas veces solamente nos queda el recuerdo de la perturbación que nuestro Espíritu experimentó. Gracias al sueño los Espíritus encarnados están siempre en relación con el mundo de los Espíritus. Las manifestaciones, que se traducen muchas veces por visiones y hasta incluso, “asombros” más comunes se dan durante el sueño, por medio de los sueños. Ellos pueden ser: una visión actual de las cosas, futuras, presentes o ausentes; una visión del pasado y, en algunos casos excepcionales, un presentimiento del futuro. También muchas veces son cuadros alegóricos que los Espíritus nos ponen bajo la vista, para darnos avisos útiles y saludables consejos, si se trata de Espíritus buenos, y para inducirnos al error, a la maledicencia, a las pasiones, si son Espíritus imperfectos.

El sueño es una expresión de la vida real de la personalidad. El espíritu procura atender a deseos e intenciones inconscientes y conscientes durante ese tiempo de libertad temporal. Conforme el grado, tipo de sintonía y armonía generada por la afinidad moral con los otros Espíritus, se dirige automáticamente para la parte del mundo espiritual que mejor satisfaga esa sintonía y sus metas y objetivos, aunque no lícitos; y ahí cuenta con amigos, socios, enemigos, desafectos, parientes, “maestros” etc. Contamos aun con dos tipos de sueños. El primero es el premonitorio, cuando se toma algunas informaciones o consejos sobre algún acontecimiento futuro. El segundo es la pesadilla, o sea, el sueño ansioso, en que entra el terror. Es también una experiencia real, sin embargo, penosa; el soñador se ve presionado por enemigos o por animales monstruosos, tiene que atravesar zonas tenebrosas, sufrir castigos, que de hecho son vivencias provocadas por agentes del mal o por enemigos de esta o de otras vidas.

Preparación para el Sueño

Verificando el lado físico de la cuestión, vamos a ver la importancia del sueño, por el hecho de pasarnos 1/3 de nuestro día durmiendo, en esta actividad el cuerpo físico reposa y libera toxinas. Para el lado espiritual, el espíritu se une con sus amigos e intercambia informaciones y experiencias. Hagamos una preparación para nuestro reposo diario: Orgánico – comidas ligeras, higiene, respiración moderada, trabajo moderado, conducción de nuestro cuerpo en cuanto a posturas sin extravagancias. Mental Espiritual – lecturas edificantes, conversaciones saludables, meditación, oración, serenidad, perdón, buenos pensamientos. Todavía no nos olvidemos que toda oración se fortifica con actos volcados al bien, pues entonces, las actividades altruistas posibilitan una mejor afinidad con los buenos espíritus.

Periespíritu y Desdoblamiento

Aunque, durante la vida, el Espíritu sea fijado al cuerpo por el periespíritu, no es tan esclavo, que no pueda alargar su corriente y transportarse lejos, sea sobre la tierra, sea sobre cualquier otro punto del espacio. (Allan Kardec, La Génesis, Cap. XIV, Item 23). Gabriel Delanne, en “El Espiritismo delante de la Ciencia”, concluye: La mejor prueba de la existencia del periespíritu es mostrar que el hombre puede desdoblarse en ciertas circunstancias.

Desdoblamiento

Es el nombre que se da al fenómeno de exteriorización del cuerpo espiritual o periespíritu. El periespíritu aun ligado al cuerpo, se distancia del mismo, formando ahora parte del mundo espiritual, aunque esté ligado al cuerpo por hilos fluídicos. Fenómenos estos, naturales que reposan sobre las propiedades del periespíritu, su capacidad de exteriorizarse, irradiarse, sobre sus propiedades después de la muerte que se aplican al periespíritu de los vivos (encarnados). Los lazos que unen el periespíritu al cuerpo temporal, se aflojan por así decir, facultando al espíritu mantenerse en relativa distancia, sin embargo, no desligado de su cuerpo. Y esta ligación, permite al espíritu tomar conocimiento de lo que pasa con su cuerpo y volver instantáneamente si algo ocurre. El cuerpo a su vez, queda con sus funciones reducidas, pues de él fueron distanciados los fluidos periespirituales, permaneciendo solamente lo necesario para manutención. Este estado en que queda el cuerpo en el momento del desdoblamiento, también depende del grado de desdoblamiento que ocurra. Los desdoblamientos pueden ser:

a) conscientes: Éste se caracteriza por el recuerdo exacto de lo ocurrido, cuando al volver al cuerpo el ser se acuerda de los hechos y actividades por él desempeñadas en el acto del desdoblamiento. El sujeto es capaz de ver su “Doble”, bien cerca, o sea, de verse a él mismo en el momento exacto en que se inicia el desdoblamiento. Fácilmente en estos casos, se siente levantando generalmente la cabeza primeramente y el resto del cuerpo, después. Algunos fluctúan y ven el cuerpo carnal debajo echado, otros se ven al lado de los cuerpos, todavía este recuerdo es bastante profundo y la conciencia es altamente limpia en este instante. Existe una unión aun profunda de los fluidos periespirituales entre el cuerpo y el periespíritu, facilitando así, los recuerdos pos-desdoblamiento.

b) inconscientes: Al volver el ser no se acuerda de nada. Tenemos que recordar que en la mayoría de las veces la actividad que desempeña el ser en el momento desdoblado, queda como experiencia para el propio ser como espíritu, siendo recordado en algunos momentos para el despertar de algunas dificultades y ven como intuiciones, ideas. Los fluidos periespirituales son en este caso más bien tenues y la dificultad del recuerdo inmediato queda un poco más ardua, todavía las informaciones y las experiencias quedan almacenadas en la memoria periespiritual, viniendo a tono en el futuro. En realidad la palabra inconsciente, es colocada por deficiencia de lenguaje, pues la inconsciencia no existe, teniendo en cuenta el despertar del espíritu, llevando consigo todas las experiencias efectivas por él mismo, entonces colocamos la palabra inconsciente aquí, es solamente para atestiguar la temporal inconsciencia del ser en cuanto esta encarnado.

c) voluntario: Si la propia persona promueve este distanciamiento. Analicemos algo bastante singular, ni en todos los desdoblamientos voluntarios hay conciencia, pues como dijimos arriba podrán haber algunos recuerdos de lo ocurrido, existen aun muchas dificultades, en el momento en que el espíritu a través de su periespíritu se aproxima nuevamente de su cuerpo, por la densidad aun de los órganos cerebrales es posible que haya bloqueo de esas experiencias. Es necesario resaltar que el ser encarnado en la Tierra, aun se encuentra distante de controlar todas sus potencialidades, y por eso también hay este olvido. Hay algunas personas que hasta provocan el desdoblamiento y en el momento de conciencia tienen miedo y vuelven al cuerpo apresuradamente, dificultando aun más el recuerdo. Los desdoblamiento pueden también ocurrir en los momentos de reflexiones, donde nos encontramos analizando profundamente nuestros actos y cuya actividad nos propicia encontrar a seres que nos quieren orientar para el bien, parte de nuestro periespíritu se expande y va a captar las experiencias y orientaciones debidas.

d) provocados: A través de procesos hipnóticos y magnéticos, agentes desencarnados o hasta incluso encarnados pueden propiciar el desdoblamiento del ser encarnado. Los buenos Espíritus pueden provocar el desdoblamiento o auxiliarlos siempre con finalidades superiores. Pero los espíritus obsesores también pueden provocarlos para producir efectos maléficos. Afianzándose con las deficiencias morales de los desencarnados, propiciamos así, una mayor facilidad para que los espíritus malhechores puedan provocar el desligamiento del cuerpo físico atrayendo al ser encarnado para sus experiencias fuera del cuerpo. La ley que ejerce esta dependencia es la de afinidad.

e) emancipación Letárgica: Deriva de la emancipación parcial del espíritu, pudiendo ser causada por factores físicos o espirituales. En este caso el cuerpo pierde temporalmente la sensibilidad y el movimiento, la persona nada siente, pues los fluidos periespiríticos están muy tenues en relación a la unión con el cuerpo. El ser no ve el mundo exterior con los ojos físicos, se vuelve por algunos instantes incapaces de la vida consciente. A pesar de la vitalidad del cuerpo continuar ejecutándose. Hay flacidez general de los miembros. Si suspendemos un brazo, el al ser suelto caerá.

f) emancipación Cataléptica: Como arriba, también resulta de la emancipación parcial del espíritu. En ella, existe la perdida momentánea de la sensibilidad, como en la letargia, todavía existe rigidez de los miembros. La inteligencia se puede manifestar en estos casos. Difiere de la letárgica, por no envolver todo el cuerpo, pudiendo ser localizado en una parte del cuerpo, donde fuera menor el envolvimiento de los fluidos periespirituales.

Aluney Elferr Albuquerque Silva

João Cabral

Que sea de gran provecho a la luz del conocimiento.

Miguel-Cabrera
Avanzado
Avanzado

Cantidad de envíos : 222
Localización : Caracas, Venezuela
Edad : 42

Masculino

Fecha de inscripción : 26/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Actividad de Nuestro Espíritu Durante el Descanso del Cuerpo Biológico

Mensaje por Consagración India el Miér Jul 03, 2013 9:32 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Respetados amigos, reciban todos un cordial saludo. La Bendición de la Reina Maria Lionza y el Manto de San Miguel proteja sus caminos.

Comparto este interesante artículo sobre la actividad del espíritu encarnado durante el lapso de tiempo en la cual descansa nuestro cuerpo biológico.

Me parece bueno para el análisis, las discusión entre hermanos y alcanzar una mayor comprensión de lo que somos.

Actividad nocturna del espíritu

Durante el sueño el Espíritu se desprende del cuerpo; debido a que los lazos fluídicos están más tenues. Por la noche es un largo periodo en que está libre para obrar en otro plano de existencia. Sin embargo, varían los grados de desprendimiento y lucidez. No todos se apartan de su cuerpo, sino que permanecen en el ambiente doméstico; temen hacerlo, se sentirían forzado en un medio extraño (aparentemente). Otros se mueven en el plano espiritual, pero sus actividades y comprensiones dependen del nivel de elevación. El principio que rige la permanencia fuera del cuerpo es la de la afinidad moral, expresada, conforme la explicación anterior, por medio de la afinidad vibratoria o sintonía. El espíritu será atraído para regiones y compañías que estén armonizadas y sintonizadas con él a través de las acciones, pensamientos, instrucciones, deseos e intenciones, o sea, impulsos predominantes. Pudiendo así, subir más o degradarse más.

El lascivo tendrá entrevistas eróticas de todos los tipos, el avariento tratará de negocios grandiosos (materiales) y rentables usando la astucia. La esposa quejosa encontrará consejos contra el marido, y así sucesivamente. Los amigos se encuentran para conversaciones edificantes, los enemigos entran en lucha, los aprendices harán cursos, los cooperadores trabajarán en los campos preferidos y, así, caminamos. Para esta maravillosa doctrina, conforme tales consideraciones, el sueño es el recuerdo de una parte de la actividad que el espíritu desempeñó durante la liberación permitida por el sueño. Según Carlos Toledo Rizzini, una interpretación freudiana encara el sueño como apuntando para el pasado, revelando un aspecto de la personalidad. Para el Espiritismo, el sueño también satisface impulsos y es una expresión del estilo de vida, con una gran diferencia: la de no procesar sólo en el plano mental, sino que es una experiencia genuina del espíritu que pasa en el mundo real y con situaciones concretas.

Como vimos, el espíritu, libre temporalmente de los lazos orgánicos, emprende actividades nocturnas que podrán caracterizarse sólo por la satisfacción de bajos impulsos, como también, trabajar y aprender mucho. En esta experiencia fuera del cuerpo, en la oportunidad del desprendimiento a través del sueño, el ser, podrá ver con claridad la finalidad de su existencia actual, acordándose del pasado, entrevé el futuro, todavía la amplitud o no de esas posibilidades es relativa al grado de evolución del espíritu. Verifiquemos tres cuestiones del Libro de los Espíritus, en el capítulo VII, pregunta: 400, 401 y 403.

P-400 “¿El Espíritu encarnado permanece de buen grado en su cuerpo material”?
- Es como se preguntase a un presidiario, si le gustaría salid del presidio. El espíritu aspira siempre a su liberación y tanto más desea verse libre de su cuerpo, cuanto más grosero es este.

P-401 “¿Durante el sueño el alma reposa como el cuerpo?
- No, el espíritu jamás esta inactivo. Durante el sueño, se aflojan los lazos entre cuerpo y espíritu y, él se lanza por el espacio y entra en relación con los otros espíritus sintonizados por él.

P-403 “¿Cómo podemos juzgar la libertad del espíritu, durante el sueño?
- Por los sueños.

El sueño libera parcialmente el alma del cuerpo, cuando esta adormecido, el espíritu se encuentra en el estado en que queda después de su cuerpo. El sueño es el recuerdo de que el espíritu vio durante el sueño. Podemos notar, que no siempre soñamos. Pero, ¿pero qué quiere decir eso? Que no siempre nos acordamos de lo que vimos, o de todo lo que hemos visto, mientras dormimos. Es que no tenemos aun el alma en pleno desenvolvimiento de sus facultades. Muchas veces solamente nos queda el recuerdo de la perturbación que nuestro Espíritu experimentó. Gracias al sueño los Espíritus encarnados están siempre en relación con el mundo de los Espíritus. Las manifestaciones, que se traducen muchas veces por visiones y hasta incluso, “asombros” más comunes se dan durante el sueño, por medio de los sueños. Ellos pueden ser: una visión actual de las cosas, futuras, presentes o ausentes; una visión del pasado y, en algunos casos excepcionales, un presentimiento del futuro. También muchas veces son cuadros alegóricos que los Espíritus nos ponen bajo la vista, para darnos avisos útiles y saludables consejos, si se trata de Espíritus buenos, y para inducirnos al error, a la maledicencia, a las pasiones, si son Espíritus imperfectos.

El sueño es una expresión de la vida real de la personalidad. El espíritu procura atender a deseos e intenciones inconscientes y conscientes durante ese tiempo de libertad temporal. Conforme el grado, tipo de sintonía y armonía generada por la afinidad moral con los otros Espíritus, se dirige automáticamente para la parte del mundo espiritual que mejor satisfaga esa sintonía y sus metas y objetivos, aunque no lícitos; y ahí cuenta con amigos, socios, enemigos, desafectos, parientes, “maestros” etc. Contamos aun con dos tipos de sueños. El primero es el premonitorio, cuando se toma algunas informaciones o consejos sobre algún acontecimiento futuro. El segundo es la pesadilla, o sea, el sueño ansioso, en que entra el terror. Es también una experiencia real, sin embargo, penosa; el soñador se ve presionado por enemigos o por animales monstruosos, tiene que atravesar zonas tenebrosas, sufrir castigos, que de hecho son vivencias provocadas por agentes del mal o por enemigos de esta o de otras vidas.

Preparación para el Sueño

Verificando el lado físico de la cuestión, vamos a ver la importancia del sueño, por el hecho de pasarnos 1/3 de nuestro día durmiendo, en esta actividad el cuerpo físico reposa y libera toxinas. Para el lado espiritual, el espíritu se une con sus amigos e intercambia informaciones y experiencias. Hagamos una preparación para nuestro reposo diario: Orgánico – comidas ligeras, higiene, respiración moderada, trabajo moderado, conducción de nuestro cuerpo en cuanto a posturas sin extravagancias. Mental Espiritual – lecturas edificantes, conversaciones saludables, meditación, oración, serenidad, perdón, buenos pensamientos. Todavía no nos olvidemos que toda oración se fortifica con actos volcados al bien, pues entonces, las actividades altruistas posibilitan una mejor afinidad con los buenos espíritus.

Periespíritu y Desdoblamiento

Aunque, durante la vida, el Espíritu sea fijado al cuerpo por el periespíritu, no es tan esclavo, que no pueda alargar su corriente y transportarse lejos, sea sobre la tierra, sea sobre cualquier otro punto del espacio. (Allan Kardec, La Génesis, Cap. XIV, Item 23). Gabriel Delanne, en “El Espiritismo delante de la Ciencia”, concluye: La mejor prueba de la existencia del periespíritu es mostrar que el hombre puede desdoblarse en ciertas circunstancias.

Desdoblamiento

Es el nombre que se da al fenómeno de exteriorización del cuerpo espiritual o periespíritu. El periespíritu aun ligado al cuerpo, se distancia del mismo, formando ahora parte del mundo espiritual, aunque esté ligado al cuerpo por hilos fluídicos. Fenómenos estos, naturales que reposan sobre las propiedades del periespíritu, su capacidad de exteriorizarse, irradiarse, sobre sus propiedades después de la muerte que se aplican al periespíritu de los vivos (encarnados). Los lazos que unen el periespíritu al cuerpo temporal, se aflojan por así decir, facultando al espíritu mantenerse en relativa distancia, sin embargo, no desligado de su cuerpo. Y esta ligación, permite al espíritu tomar conocimiento de lo que pasa con su cuerpo y volver instantáneamente si algo ocurre. El cuerpo a su vez, queda con sus funciones reducidas, pues de él fueron distanciados los fluidos periespirituales, permaneciendo solamente lo necesario para manutención. Este estado en que queda el cuerpo en el momento del desdoblamiento, también depende del grado de desdoblamiento que ocurra. Los desdoblamientos pueden ser:

a) conscientes: Éste se caracteriza por el recuerdo exacto de lo ocurrido, cuando al volver al cuerpo el ser se acuerda de los hechos y actividades por él desempeñadas en el acto del desdoblamiento. El sujeto es capaz de ver su “Doble”, bien cerca, o sea, de verse a él mismo en el momento exacto en que se inicia el desdoblamiento. Fácilmente en estos casos, se siente levantando generalmente la cabeza primeramente y el resto del cuerpo, después. Algunos fluctúan y ven el cuerpo carnal debajo echado, otros se ven al lado de los cuerpos, todavía este recuerdo es bastante profundo y la conciencia es altamente limpia en este instante. Existe una unión aun profunda de los fluidos periespirituales entre el cuerpo y el periespíritu, facilitando así, los recuerdos pos-desdoblamiento.

b) inconscientes: Al volver el ser no se acuerda de nada. Tenemos que recordar que en la mayoría de las veces la actividad que desempeña el ser en el momento desdoblado, queda como experiencia para el propio ser como espíritu, siendo recordado en algunos momentos para el despertar de algunas dificultades y ven como intuiciones, ideas. Los fluidos periespirituales son en este caso más bien tenues y la dificultad del recuerdo inmediato queda un poco más ardua, todavía las informaciones y las experiencias quedan almacenadas en la memoria periespiritual, viniendo a tono en el futuro. En realidad la palabra inconsciente, es colocada por deficiencia de lenguaje, pues la inconsciencia no existe, teniendo en cuenta el despertar del espíritu, llevando consigo todas las experiencias efectivas por él mismo, entonces colocamos la palabra inconsciente aquí, es solamente para atestiguar la temporal inconsciencia del ser en cuanto esta encarnado.

c) voluntario: Si la propia persona promueve este distanciamiento. Analicemos algo bastante singular, ni en todos los desdoblamientos voluntarios hay conciencia, pues como dijimos arriba podrán haber algunos recuerdos de lo ocurrido, existen aun muchas dificultades, en el momento en que el espíritu a través de su periespíritu se aproxima nuevamente de su cuerpo, por la densidad aun de los órganos cerebrales es posible que haya bloqueo de esas experiencias. Es necesario resaltar que el ser encarnado en la Tierra, aun se encuentra distante de controlar todas sus potencialidades, y por eso también hay este olvido. Hay algunas personas que hasta provocan el desdoblamiento y en el momento de conciencia tienen miedo y vuelven al cuerpo apresuradamente, dificultando aun más el recuerdo. Los desdoblamiento pueden también ocurrir en los momentos de reflexiones, donde nos encontramos analizando profundamente nuestros actos y cuya actividad nos propicia encontrar a seres que nos quieren orientar para el bien, parte de nuestro periespíritu se expande y va a captar las experiencias y orientaciones debidas.

d) provocados: A través de procesos hipnóticos y magnéticos, agentes desencarnados o hasta incluso encarnados pueden propiciar el desdoblamiento del ser encarnado. Los buenos Espíritus pueden provocar el desdoblamiento o auxiliarlos siempre con finalidades superiores. Pero los espíritus obsesores también pueden provocarlos para producir efectos maléficos. Afianzándose con las deficiencias morales de los desencarnados, propiciamos así, una mayor facilidad para que los espíritus malhechores puedan provocar el desligamiento del cuerpo físico atrayendo al ser encarnado para sus experiencias fuera del cuerpo. La ley que ejerce esta dependencia es la de afinidad.

e) emancipación Letárgica: Deriva de la emancipación parcial del espíritu, pudiendo ser causada por factores físicos o espirituales. En este caso el cuerpo pierde temporalmente la sensibilidad y el movimiento, la persona nada siente, pues los fluidos periespiríticos están muy tenues en relación a la unión con el cuerpo. El ser no ve el mundo exterior con los ojos físicos, se vuelve por algunos instantes incapaces de la vida consciente. A pesar de la vitalidad del cuerpo continuar ejecutándose. Hay flacidez general de los miembros. Si suspendemos un brazo, el al ser suelto caerá.

f) emancipación Cataléptica: Como arriba, también resulta de la emancipación parcial del espíritu. En ella, existe la perdida momentánea de la sensibilidad, como en la letargia, todavía existe rigidez de los miembros. La inteligencia se puede manifestar en estos casos. Difiere de la letárgica, por no envolver todo el cuerpo, pudiendo ser localizado en una parte del cuerpo, donde fuera menor el envolvimiento de los fluidos periespirituales.

Aluney Elferr Albuquerque Silva

João Cabral

Que sea de gran provecho a la luz del conocimiento.
Muy buenas noches estimado hermano Miguel-Cabrera, excelente tema...esta cargado de información sustancial para el aprendizaje diario y constante de la mediunidad...gracias por la información...

_________________
"La enfermedad es el resultado no sólo de nuestros actos, sino también de nuestros pensamientos"
Mahatma Gandhi
"La violencia es el miedo....a los ideales de los demás"...

Consagración India
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 2459
Localización : Venezuela
Femenino

Fecha de inscripción : 26/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.