Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
» Interrogante que sucede los días de Menstruación???
Hoy a las 10:59 am por INDIO MARA 1

» Información sobre EL ANIMA SOLA
Hoy a las 9:31 am por danielas

» Misa de Elevación Espiritual
Ayer a las 7:51 pm por Alianza Naiguatá

» Espiritus que llaman
Ayer a las 7:31 pm por Alianza Naiguatá

» Collares de Protección
Ayer a las 5:31 pm por oso pequeño

» Inauguración del Foro de Espiritismo Cruzado
Ayer a las 7:20 am por Congo Nfinda

» pregunta sobre algo bien raro
Ayer a las 6:06 am por yemaya2222

» Igualdad de derechos del hombre y la mujer
Ayer a las 4:51 am por Alianza Naiguatá

» SUEÑOS Generales, Parte 2
Jue Dic 01, 2016 11:04 pm por javamnu

» Mis experiencias personales y unas cuantas dudas
Jue Dic 01, 2016 8:41 pm por Carpe Diem

» PARA QUE USAN EL AZUFRE
Jue Dic 01, 2016 5:18 pm por Carpe Diem

» mi frustracion ante un trabajo de santeria
Jue Dic 01, 2016 9:48 am por ELDIOSTHOR

» Muerte de un hermano espiritista
Jue Dic 01, 2016 3:57 am por INDIO MARA 1

»  conjuros y mal uso del tabaco
Miér Nov 30, 2016 11:11 pm por yemaya2222

» panama munanzos
Miér Nov 30, 2016 5:25 pm por Congo Nfinda

Idioma / Language
Galería


LAS DOS CARAS DE LA AGRESIVIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAS DOS CARAS DE LA AGRESIVIDAD

Mensaje por DANIELASAMUYA el Jue Sep 13, 2012 4:13 pm

Las dos caras de la agresividad

Veo dos actitudes:

Una es la de hacer pataleta reaccionando con ofensas y alzando la voz, siendo agresivo manifiestamente o calladamente por medio de gestos de desaprobación y de crítica, cerrando mi mente, volviéndome terco, no escuchando, siendo “grosero”.

La otra es la de tragarme el malestar convirtiéndolo en decepción, desánimo, robándome energía y volviéndome apático, triste, callado; tratando de ser indiferente, porque evito manifestar “agresividad”, evito pensar, reprimo, me torno silencioso y evasivo.

Ambas son dos caras de lo mismo, ambas deben ser frenadas. La primera es una agresividad activa que afecta más al otro. La segunda es una agresividad pasiva, que puede afectar al otro pero lo daña más a uno. Si me pregunto ¿qué es lo que me genera el malestar?, ¿qué es lo que no acepto ni tolero?, la respuesta que me dé quizás no es más importante que el aprender a manejar mi percepción frente a ello; sin embargo es bueno saber lo que me molesta para ayudarme a vencerlo en MI MISMO.

Si nos molesta, por ejemplo, el “falso orgullo”, ese que se usa para elevar la poca estima que tiene la persona de sí misma, ese que dice al otro con su actitud: “Aquí soy yo el que sé, esto lo manejo solo yo y tú estás en mis dominios”. Y nos molesta porque es parte de la ignorancia, el egoísmo y el miedo a no ser reconocido. Pero más allá de eso, ¿por qué nos molesta VERDADERAMENTE?
Porque nosotros mismos lo hemos hecho y nos molesta tanto que no soportamos verlo afuera.

Entonces, ¿cuál es la solución frente a esas cosas que nos hacen ser agresivos hacia adentro o hacia afuera?

Creo que puede ser lo siguiente:

1. Empezar por ser humilde. Observar primero que si otros tienen cierta actitud que rechazo lo más probable es que YO la posea. Todos podemos caer en la reactividad, en el impulso agresivo o en una pasividad aniquilante. No somos mejores que nadie.

2. Comprender que, a pesar de que el otro pueda haber iniciado la agresión, no puedo quedarme esperando a que el otro la corrija ni mucho menos pretender corregirlo, al menos en ese estado. Debo comenzar por mí, que tengo la claridad de lo que observo. Mejorar una actitud siempre debe partir de uno, no esperar del otro un cambio sin aportar nada. Si me quedo esperando al otro no avanzo, nada se transmutará, todo se repetirá cíclica y kármicamente (acción-reacción) y a su vez se irá contaminando progresivamente hasta que la podredumbre nos enferme el Alma.

3. Si hacemos un real esfuerzo por cambiar, podemos ser capaces de abrir nuestro corazón. Amar a ese otro cuya actitud nos molesta es difícil, implica recordar por qué está a nuestro lado; por eso ese amor solo surgirá si lo entendemos desde el corazón recordando que él mismo es espejo de lo que nosotros mismos somos o fuimos en algún momento. Esta manera nueva de ver al otro, no como enemigo, sino, como un hermano que pasa por estados de ánimo y conductas similares a las nuestras, abre una ventana a ese amor que trasciende nuestras preferencias y gustos, y nos acerca a la Verdadera Nobleza del Corazón.

Hace falta un poco más de amor en nosotros, desarmar a nuestro ego, no prevenirnos tanto ante las situaciones y más bien desenmascararlas para encontrarles su verdadero valor. Un roce con nuestro compañero en el sendero, sea este familiar, vecino, amigo, del trabajo o de cualquier lugar, no es un conflicto más por remediar, es una señal de la vida para crecer, si lo aprendemos a ver.
DANIEL ASAMUYA

DANIELASAMUYA
Principiante
Principiante

Cantidad de envíos : 7
Localización : DIAMANTE
Edad : 46

Masculino

Fecha de inscripción : 13/09/2012

Ver perfil de usuario http://WWW.CONTACTOSDELUZ.COM

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.