Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
» pregunta sobre algo bien raro
Hoy a las 6:16 am por roberto salas

» quiero saber sobre los amarres de amor
Hoy a las 6:06 am por roberto salas

» Ritual y oración para obtener una vivienda.
Ayer a las 9:27 pm por javamnu

» Collares de Protección
Ayer a las 3:06 pm por BENITOJ

» Interrogante que sucede los días de Menstruación???
Ayer a las 10:59 am por INDIO MARA 1

» Información sobre EL ANIMA SOLA
Ayer a las 9:31 am por danielas

» Misa de Elevación Espiritual
Vie Dic 02, 2016 7:51 pm por Alianza Naiguatá

» Espiritus que llaman
Vie Dic 02, 2016 7:31 pm por Alianza Naiguatá

» Inauguración del Foro de Espiritismo Cruzado
Vie Dic 02, 2016 7:20 am por Congo Nfinda

» Igualdad de derechos del hombre y la mujer
Vie Dic 02, 2016 4:51 am por Alianza Naiguatá

» SUEÑOS Generales, Parte 2
Jue Dic 01, 2016 11:04 pm por javamnu

» Mis experiencias personales y unas cuantas dudas
Jue Dic 01, 2016 8:41 pm por Carpe Diem

» PARA QUE USAN EL AZUFRE
Jue Dic 01, 2016 5:18 pm por Carpe Diem

» mi frustracion ante un trabajo de santeria
Jue Dic 01, 2016 9:48 am por ELDIOSTHOR

» Muerte de un hermano espiritista
Jue Dic 01, 2016 3:57 am por INDIO MARA 1

Idioma / Language
Galería


La vibración de las emociones parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vibración de las emociones parte 1

Mensaje por Alianza Naiguatá el Vie Jun 21, 2013 9:38 am

Reportándome a los conceptos de la Física, defino la vibración como siendo un movimiento de la materia que oscila entorno de un punto de referencia. Esa delimitación puede ser definida como el espacio dinamizado y ocupado por una estructura viva. Hay una amplitud para esa agitación, provocando un desplazamiento del cuerpo. Como el proceso de cambio es continuo y no ocurre el reposo permanente, la repetición del aflujo, su sumatoria permite una integridad que desencadena una frecuencia.

La frecuencia, mecánicamente hablando, es una grandeza ondulatoria provocada en un determinado intervalo de tiempo. La alternancia ondulatoria extiende la acción del movimiento, aumentando el espacio recorrido. Una constancia que actúa en un periodo, una fase o una situación. Los fenómenos más conocidos por la ciencia en lo que se refiere a los periodos son la luz y sonido especificando su cumplimiento de onda.

Es relevante destacar que, cuando se referencia a la materia, no podemos abdicar en reconocer la formación bruta y sutil de la misma. Estructuras sólidas y complejas, así como minúsculas partículas, aisladas y que componen las mayores, en constante conducta de agitación para algún tipo de desplazamiento. Agregando a esos presupuestos otros componentes, intentaré correlacionar la emoción y el afecto al comportamiento del ser humano.

La física cuántica, contribuye, significativamente, para la comprensión de los cuerpos. Profundiza el hecho de que la materia es igual a la energía, luego, energía es lo mismo que materia. La formación del pensamiento, asociando la recepción de nuevos estímulos con todo el conjunto de impresiones almacenadas, son accionados a través de una producción simbólica. Los símbolos son montados a partir de los referenciales internalizados por la educación y la cultura recibida a lo largo del desarrollo y, también, por los bolsillos establecidos en las vivencias reencarnatorias anteriores, representaciones designadas por las necesidades del agregado espiritual en amplia ingeniería volteada al perfeccionamiento.

La expresión personificada de esas alegorías no es aislada, como un diseño inanimado. El individuo lo proyecta tornándolo de una cantidad exacerbada de sentimientos cualitativamente apurados por la percepción que se tiene de las cosas. Análogamente, podría aproximar el pensamiento elaborado de la materia grotesca y el afecto de lo sutil. Hay vida, inmensurable, en esa relación establecida. El “pienso, luego existo” es incuestionable. Somos conducidos por el pensamiento que esclarece y establece caminos y patrones a ser seguidos o elaborados.

La concretización de los conceptos manipulada por lo que es sentido, produce un componente vibratorio, compatible con el patrón individualizado, de cada contenido. Por esa razón, fluctuamos en un mismo día, en diferentes patrones vibratorios. En torno del propio yo, entonces, actúa una energía, materia vibratoria, que constituye el enredo y el patrón que moviliza la vida de cada persona. En la medida en que vamos aproximando otras personas o situaciones a aquello que racionalizamos, las proyecciones en forma de ondas, van aproximándose a los demás. Formulamos una amplitud para esa carga energética vibracional y la extendemos a los que nos rodean, o, a los que se afinan y simpatizan con la cualidad identificada.

La adición de esos mecanismos lleva la formación de una gigantesca onda, donde partes alternadas de ese mar se encuentran y establecen una onda y un respectivo complimiento, o rayo de actuación, y de envolvimiento y de comprometimiento de sus participantes. En resumen, las emociones son cargadas de energía pura, envolviendo a sus productores y aquellos que son visualizados en el foco de lo que se piensa y junto se carga de esa vibración. Es como el jugar de pétalos de rosas al viento: el aroma, los colores y el objeto en sí alcanzan una dimensión promovida por la fuerza de la brisa.

Dentro de esa lógica, se explican las razones por las cuales las personas quedan sumergidas en perfiles afectivos continuamente, alternando insignificantemente los patrones y de la misma forma, las motivaciones que inducen a otros a, tan repentinamente, alterar sus humores cuando, en contacto o, entonces, obsidiados, por aquellos que tanto piensan en la dirección de estos. La carga negativa es nociva y cuando mantenida, en un flujo repetitivo puede llevar a desequilibrios físicos y emocionales, más allá de comprometer el enredo que mueve la vida en un todo. Ampliando esa prospección vale recordar que las conexiones no ocurren apenas con el alma bruta, vale recordar que las conexiones no ocurren apenas con el alma bruta, o sea, encarnada. Ese proceso también es peculiar al alma sutil, o desencarnada. La obsesión, frecuencia continua, ocurre primeramente con el propio agente del pensamiento, auto-obsesión y equitativamente, con otros encarnados y espíritus fuera de la materia. Un ciclo eminentemente cósmico y universal que verifica la infinitud de las relaciones y la propagación interminable de la vida, desplazada en tiempo y espacios diferenciados.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3393
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.