Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...

¿Tienes merecimiento para resolver tus problemas?

Ir abajo

¿Tienes merecimiento para resolver tus problemas?

Mensaje por KIKE075 el Lun Feb 05, 2018 4:44 pm

En cierta ocasión una lectora me envió un e-mail diciendo que vivía lejos (en Londres, Inglaterra) y, a la vista del gran desembolso que le suponía, me preguntó si yo le garantizaba la solución de sus problemas en caso de venir a São Paulo para someterse a la TRE.

Le conteste aclarándole que esta terapia es un trabajo de equipo, en el cual hay tres partes implicadas:
-a) El mentor espiritual – ser desencarnado de elevada evolución espiritual, directamente responsable por nuestro perfeccionamiento espiritual. Como orientador del paciente, conoce a éste profundamente, por eso, es él quien conduce esta terapia, mostrándole la verdadera causa de su(s) problema(s) y su resolución;
-b) Co-terapeuta – en esta terapia, mi papel es auxiliar al mentor espiritual del paciente, preparando a éste de la mejor forma posible para que en las sesiones de regresión pueda comprender lo que es necesario saber acerca de las causas, y también procurar abrir el canal de comunicación, para que al final del tratamiento el mentor pueda ayudarle orientándolo hacia la mejor solución.
Por lo tanto, como co-terapeuta, busco auxiliar y facilitar la comunicación entre ambos. Por analogía, yo sería el copiloto que ayuda al comandante a conducir la aeronave;
-c) Paciente – es la parte más importante de esta terapia, pues para que ésta tenga éxito, hacen falta cuatro requisitos:
-1) Fe en la existencia de los seres invisibles;
-2) Humildad – mente abierta para conocer la verdad sobre uno mismo;
-3) Esclarecimiento – el mínimo necesario acerca de la espiritualidad (plano espiritual, reencarnación, seres de luz y de las tinieblas, etc.);
-4) Merecimiento – en esta modalidad de terapia, la TRE, el paciente ha de presentar merecimiento para poder resolver sus problemas.

Por eso en la fase inicial de elaboración de esta terapia (que surgió en 2006), un mentor espiritual – a través de una paciente – al final del tratamiento, me mandó un recado (eventualmente, sin que yo lo pida, los mentores espirituales de los pacientes me mandan un recado) diciendo: “Hermano, no prometas nada que no esté a tu alcance. Cada cual aquí (se refería a los pacientes) recibirá el auxilio que merece en la cantidad y calidad que le hagan justicia.”

Le pregunté a qué justicia se refería…
Contestó: “-Con arreglo a sus obras, a sus hechos, o sea, a lo que cada paciente haya hecho en el pasado – de esta o de otras existencias, así será ayudado”.
¡A decir verdad, él se refería a la Ley del Merecimiento, que se traduce en el conocido dicho popular: “Según lo que plantes, así cosecharás”!

Caso Clínico:
Un ángel encarnado
Mujer de 28 años, casada, un hijo.

Acudió a mi consultorio una joven de 28 años, deseando comprender por qué su vida era buena, feliz, y no así la de sus familiares que, por el contrario, era muy difícil, penosa. Y esto le hacía sentir mucha culpa.

En la entrevista de evaluación, me relató esto:
“Hasta los 15 años vivía muy bien con mi familia, en una casa confortable de clase media, en Florianópolis. Fue entonces cuando mis padres perdieron sus respectivos empleos y tuve que ayudar en el sostenimiento de la casa. Yo vivía con mis padres y otros tres hermanos, dos chicos y una chica, siendo yo la mayor.
Me preguntaba por qué todo me salía bien en la vida; en cambio con mis familiares no pasaba lo mismo.
Desde que mis padres perdieron sus empleos, no conseguían nada en el mercado de trabajo y se dieron a la poca formalidad. Así, mis hermanos tuvieron que salir de la escuela privada y se fueron a la pública; yo, sin embargo, no – la directora llamó a mis padres y me ofreció una beca integral para terminar los estudios.
Mis padres empezaron a tratarme con desconsideración, tenía que hacerlo todo en casa y además ayudarles fuera; mi hermana benjamina fue acometida por una alergia crónica que le impedía salir de casa, pues tenía que untarse por todo el cuerpo con un medicamento muy costoso, y ellos no tenían para comprarlo. Con eso mi madre cayó en depresión, empezó a engordar; mi hermano marchó de casa y nunca más se supo de él, y el mediano se metió en las drogas. No lo entiendo, Dr. Osvaldo, hasta mis 15 años todo era perfecto: teníamos una buena casa, mis padres trabajaban, mi hermana y yo teníamos nuestro cuarto, y mis dos hermanos vivían en armonía.
De repente, todo se ha vuelto patas arriba, solo a mí me ha ido bien.
Hoy soy licenciada en arquitectura, mi matrimonio es excelente, tengo un hijo precioso, un despacho bien montado; en fin, todo cuanto empiezo sale bien; pero a mi hermana todo le sale mal. Ya les he ayudado de todas las maneras, pero no salen del bache.
Me gustaría entender ¿por qué la vida de ellos no avanza?”

En la primera sesión de regresión, la paciente ya obtuvo todas sus respuestas, por su facilidad y merecimiento:
“Veo una luz azul en forma de una mujer… Ella se acerca a mí y me da las gracias”. (Pausa).
- Pregúntale cuál es el motivo de ese agradecimiento – Pido a la paciente.
“Ella me dice que soy un ángel, y que por eso no debería preocuparme, ni tener pena de mis familiares, pues con mi sola presencia ya suavizo sus padecimientos y angustias.
Aparte, dice que he ayudado a muchas personas en una vida pasada, en la época del holocausto. Yo era la esposa de un militar nazi, pero ayudé a muchas personas salvándolas de la cámara de gas y de otras formas de muerte, como hambre, frío, sed, etc.
Ella cuenta que lo hice a sabiendas de que mi marido, un general, podía incluso matarme a mí y a mis hijos.
Mi casa – en aquella existencia pasada – era muy grande y tenía un sótano donde cabía mucha gente. Allí era donde escondía a buena parte de aquellas personas; a otras les conseguía empleos como sirvientes en las casas de los oficiales alemanes; en fin, ayudé como pude.
Ese ser espiritual que habla conmigo fue una de aquellas personas a quienes ayudé. Aclara que por esas buenas obras – practicadas en aquella vida pasada – todo me sale bien en la encarnación actual, todo, efectivamente. Revela que incluso mi muerte será en una forma muy tranquila, o sea, me iré a dormir y mi espíritu se marchará. Revela además que tendré otro niño, y que mi vida realmente será de mucha felicidad, pues lo que hice en aquella existencia pasada hizo que superase incluso el miedo a morir.

Termina diciendo que en todas partes por donde pase, dejaré alegría, prosperidad, pero me pide que no sienta pena de aquellos a quienes nada les sale bien en la vida, pues cada cual tiene aquello que plantó."
avatar
KIKE075
Profesional del Foro
Profesional del Foro

Cantidad de envíos : 681
Masculino

Fecha de inscripción : 06/04/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Tienes merecimiento para resolver tus problemas?

Mensaje por Consagración India el Lun Feb 05, 2018 7:10 pm

Excelente relato de gran reflexión profunda....gracias por el aporte...

_________________
"La enfermedad es el resultado no sólo de nuestros actos, sino también de nuestros pensamientos"
Mahatma Gandhi
"La violencia es el miedo....a los ideales de los demás"...
avatar
Consagración India
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 2670
Localización : Venezuela
Femenino

Fecha de inscripción : 26/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.