Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Comparte
Ir abajo
avatar
Espiritista
Admin
Admin
Cantidad de envíos : 1750
Edad : 42

Masculino

Fecha de inscripción : 14/03/2008
http://www.espiritismovenezuela.com

No anheles… ¡Decide!

el Miér Sep 09, 2015 5:50 pm
Reputación del mensaje :100% (1 voto)


No anheles… ¡Decide!




Mientras esperaba para recoger a una amiga en el aeropuerto de Portland, Oregon, tuve una de esas experiencias que cambian tu vida, de las que uno escucha a las personas hablar, el tipo de experiencias que se presentan de pronto de manera inesperada. Esto ocurrió a pocos pasos de donde yo me encontraba.

Buscaba desesperadamente localizar a mi amiga entre los pasajeros que venían de bajar del avión, cuando noté que un hombre venía en mi dirección cargando dos maletas ligeras. Paró justo a mi lado para saludar a su familia.

Primero se dirigió a su hijo más pequeño (posiblemente de 6 años) mientras soltaba sus maletas. Ellos se dieron un largo y amoroso abrazo. Mientras se separaban lo suficiente para mirarse al rostro, escuché al padre decir “Es tan bueno verte hijo. ¡Te extrañé muchísimo!”, su hijo sonrió algo tímido, desvió la mirada y contestó suavemente “Yo también, Papá”.

Entonces el hombre se levantó, miró a los ojos a su hijo mayor (como de 9 o 10 años) y mientras sostenía el rostro de su hijo entre sus manos dijo “Ya eres todos un hombrecito. ¡Te amo mucho Zach!” y se dieron un muy amoroso y tierno abrazo.

Mientras esto ocurría, una bebé (de quizás 1 o 1 y medio años) se retorcía de emoción en los brazos de su madre, ni siquiera por un momento apartó sus pequeños ojos de la maravillosa imagen de su padre regresando. El hombre dijo “hola bebita” mientras cuidadosamente tomaba la niña de su madre. Rápidamente la besaba por toda su cara y luego la sostuvo pegada a su pecho mientras la mecía de lado a lado. La pequeña instantáneamente se relajó y recostó su cabeza sobre su hombro, se quedó estática, en alegría pura.

Luego de un rato, le pasó su bebita a su hijo mayor y dijo “Guardé lo mejor para el final” y procedió a dar a su esposa el beso más largo y apasionado que recuerdo haber visto. La miró a los ojos por varios segundos mientras le susurró “Te amo muchísimo”, se miraban fijamente a los ojos, con radiantes sonrisas, mientras se tomaban de la mano.

Por un instante me recordaron a los recién casados, pero sabía por las edades de sus hijos que eso no podía ser posible. Quede perplejo por un momento, entonces me di cuenta cuan envuelto estaba en su maravilloso despliegue de amor incondicional a no más de un metro de distancia de donde me encontraba. De repente me sentí incómodo, como si estuviese invadiendo algo sagrado, pero estuve sorprendido de escuchar mi propia voz nerviosa preguntando “Wow, ¿Cuánto tiempo han estado casados?"

“Hemos estado 14 años juntos, 12 de ellos casados.” me contestó, sin apartar la mirada del rostro de su encantadora esposa. “Bueno, entonces ¿Cuánto tiempo estuviste lejos?” pregunté. El hombre finalmente volteó su rostro hacia mí, aun con su sonrisa radiante. “Dos días completos.”

¿Dos días?, quedé pasmado. Por la intensidad de su recibimiento, había asumido que él había estado lejos por varias semanas, sino meses. Sé que mi expresión me delató.

Dije casi de manera brusca, esperando cerrar mi intromisión con algo de gracia (Y volver a buscar a mi amiga), “Anhelo que mi matrimonio se mantenga tan apasionado después de 12 años”.

El hombre de pronto paro de sonreír.

Me miró directamente a los ojos,  y con una fuerza que tocó mi alma, me dijo algo que me hizo una persona diferente. Me dijo “No anheles amigo… Decide”, entonces me mostró esa maravillosa sonrisa de nuevo, me dio la mano y me dijo… “Dios te bendiga.”



Por: Michael D. Hargrove and Bottom Line Underwriters, Inc.

Fuente: (academictips.org/blogs/dont-hopedecide) – Traducido por Espiritista.



Luz brillante en sus caminos!

_________________
Queridos amigos, no les crean a todos los que afirman hablar de parte del Espíritu. Pónganlos a prueba para averiguar si el espíritu que tienen realmente proviene de Dios, porque hay muchos falsos profetas en el mundo. Esta es la manera en que sabremos si tienen o no el Espíritu de Dios: si una persona que afirma ser profeta reconoce que Jesucristo vino en un cuerpo humano, esa persona tiene el Espíritu de Dios; pero si alguien afirma ser profeta y no reconoce la verdad acerca de Jesús, aquella persona no es de Dios. Tal persona tiene el espíritu del Anticristo, del cual ustedes oyeron que viene al mundo, y de hecho, ya está aquí. 1 Juan 4:1-3
diosa39maria73
Principiante
Principiante
Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2011

Re: No anheles… ¡Decide!

el Miér Sep 09, 2015 7:32 pm
Hermoso mensaje gracias
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.