Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
Idioma / Language
Galería


Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Mar 04, 2017 8:43 pm

LABORATORIO DEL MUNDO INVISIBLE: VESTIMENTA Y REPRODUCCIÓN DE OBJETOS.

126. Hemos dicho que los Espíritus se presentan vestidos con túnicas, envueltos en amplios ropajes o incluso con la indumentaria que usaban en vida. El ropaje amplio parece ser el modo de vestir generalizado en el mundo de los Espíritus. Pero ¿adónde van a buscar la indumentaria que es en todo semejante a la que usaban cuando estaban vivos, con la totalidad de los accesorios? No cabe duda de que no se han llevado consigo los objetos reales, puesto que aún podemos verlos aquí en la Tierra.
 
¿De dónde provienen, pues, los que ellos usan en el otro mundo? Este asunto siempre ha sido bastante intrigante, aunque para muchas personas no era sino un simple motivo de curiosidad. Con todo, confirmaba una cuestión de principio muy importante, pues su solución nos permitió descubrir una ley general que también se aplica en nuestro mundo corporal. Numerosos hechos han venido a complicar el problema y a demostrar las deficiencias de las teorías con que intentaron explicarlo. Hasta cierto punto era posible comprender la existencia de la ropa, puesto que de algún modo puede ser considerada como si formara parte del individuo. Sin embargo, no sucede lo mismo con los objetos accesorios, como la caja de rapé del visitante de la señora enferma, a la que nos referimos en el ítem 116.
«116. Otra señora, que reside fuera de la capital, hallándose gravemente enferma, vio cierta vez, alrededor de las diez de la noche, a un señor entrado en años que residía en la misma ciudad y con el cual se había encontrado algunas veces en reuniones sociales, pero sin que mantuvieran una relación más estrecha. Este señor estaba sentado en un sillón al pie de la cama de la enferma y, de vez en cuando, tomaba un poco de rapé. Parecía velar por ella. Sorprendida con semejante visita a esa hora, quiso preguntarle el motivo de la misma, pero el señor le hizo una señal para que no hablara y tratara de dormir. Varias veces intentó la señora dirigirle la palabra, pero siempre recibía la misma recomendación, hasta que acabó por dormirse. Algunos días después, ya restablecida, recibió la visita del referido señor, pero a una hora más conveniente. Esa vez él estaba allí realmente. Usaba la misma ropa, la misma caja de rapé, y sus modales eran exactamente los mismos. Convencida de que el hombre la había visitado durante su enfermedad, ella le agradeció la molestia que se había tomado. Bastante sorprendido, él le manifestó que hacía mucho tiempo que no tenía el placer de verla. La señora, que conocía los fenómenos espíritas, comprendió lo que había ocurrido, pero como no quería entrar en mayores explicaciones, se limitó a decirle que probablemente lo había soñado. "Esto último es lo más probable", responderán los incrédulos, los Espíritus fuertes, para quienes esta expresión es sinónimo de personas ilustradas. No obstante, lo cierto es que aquella señora no dormía, como tampoco dormía la otra de quien hablamos. "Entonces –dirán– es porque soñaba despierta. Dicho de otro modo, porque tuvo una alucinación". Aquí está la palabra clave, la explicación universal de todo lo que no se comprende. Como ya hemos refutado bastante esa objeción, seguiremos adelante, dirigiéndonos a aquellos que pueden comprendernos.»

Notemos que en ese caso no se trataba de un muerto, sino de un vivo, y que el referido señor, cuando volvió en persona, tenía en la mano una caja de rapé semejante en todo a la de la aparición.
 
¿Dónde, pues, había encontrado su Espíritu la que tenía consigo cuando estaba sentado junto al lecho de la enferma? Podríamos citar un gran número de casos en los que Espíritus de muertos o de vivos aparecieron con objetos diversos, tales como bastones, armas, pipas, lámparas, libros, etc. Entonces se nos ocurrió la idea de que los cuerpos inertes podían tener sus correspondientes cuerpos etéreos en el mundo invisible; que la materia condensada que forma los objetos podía tener una parte quintaesenciada, que escapa a nuestros sentidos.
 
Esta teoría no se hallaba desprovista de verosimilitud, pero no explicaba todos los hechos. Uno de ellos, principalmente, parecía frustrar todas las interpretaciones. Hasta entonces sólo se había tratado de imágenes o apariencias.
 
Hemos verificado que el periespíritu puede adquirir las propiedades de la materia y hacerse tangible, pero esa tangibilidad es sólo momentánea, y el cuerpo sólido se desvanece como una sombra. Este es de por sí un fenómeno extraordinario, pero más extraordinaria aún es la producción de materia sólida persistente, lo cual ha sido probado por numerosos hechos auténticos, sobre todo el de la escritura directa, de la que trataremos en detalle en un capítulo especial. Sin embargo, como este fenómeno se vincula íntimamente con el asunto que ahora tratamos, y constituye una de sus aplicaciones más positivas, anticiparemos el orden en que debería aparecer.
 
128. El Espíritu de San Luis nos dio la solución en las respuestas siguientes:
1. Hemos citado un caso de aparición del Espíritu de una persona viva. Ese Espíritu tenía una caja de rapé, cuyo polvo aspiraba. La sensación que él experimentaba, ¿era idéntica a la que siente un individuo cuando toma rapé?
–"No".
2. La caja de rapé tenía la misma forma de la caja que él usaba habitualmente, que estaba guardada en su casa. ¿Qué era, pues, la caja que la aparición sostenía con las manos?
–"Una apariencia. Era para que la circunstancia fuera notada, como realmente lo fue, y para que la aparición no fuera tomada por una alucinación producida por el estado de salud de la vidente. El Espíritu quería que la señora en cuestión creyese en la realidad de su presencia, y para eso adoptó todas las apariencias de la realidad".
3. Dijiste que era una apariencia. Sin embargo, una apariencia no tiene nada de real: es como una ilusión óptica. Querríamos saber si esa caja de rapé era sólo una imagen sin realidad, o si había en ella algo material.
–"Por cierto lo había. Con la ayuda de ese principio material el periespíritu adopta la apariencia de ropas semejantes a las que el Espíritu usaba cuando vivía".
OBSERVACIÓN – Es evidente, en este caso, que debemos entender la palabra apariencia en el sentido de aspecto, de imitación. La caja de rapé real no estaba ahí. La que tenía el Espíritu sólo era la representación de la real. Así pues, en relación con la caja original, se trataba de una simple apariencia, aunque estuviera formada de un principio material.
La experiencia nos enseña que no siempre debemos tomar al pie de la letra ciertas expresiones utilizadas por los Espíritus. Si las interpretamos de acuerdo con nuestras ideas, nos exponemos a cometer grandes equivocaciones. Por eso necesitamos profundizar el sentido de sus palabras cada vez que presenten la menor ambigüedad. Se trata de una recomendación que los Espíritus mismos nos hacen constantemente. Sin la explicación que provocamos, el término apariencia, repetido sin cesar en los casos análogos, podría prestarse a una interpretación falsa.
 
4. La materia inerte, ¿puede desdoblarse? ¿Acaso existe en el mundo invisible una materia esencial, capaz de adoptar la forma de los objetos que vemos? En una palabra, ¿tienen esos objetos su doble etéreo en el mundo invisible, del mismo modo que los hombres están representados en él por los Espíritus?
–"No sucede de ese modo. El Espíritu dispone, sobre los elementos materiales que se hallan diseminados en todas partes en Laboratorio del mundo invisible, el espacio, en vuestra atmósfera, de un poder que estáis lejos de sospecharPuede concentrar a voluntad esos elementos y darles la forma aparente adecuada a sus proyectos".
OBSERVACIÓN – Como se puede ver, esta pregunta era la traducción de nuestro pensamiento, es decir, de la idea que nos formábamos acerca de la naturaleza de esos objetos. Si las respuestas fueran, como algunos pretenden, el reflejo del pensamiento, habríamos obtenido la confirmación de nuestra teoría, y no una teoría contraria.
5. Hago de nuevo la pregunta, en forma categórica, a fin de evitar cualquier equívoco. Las ropas con que se cubren los Espíritus, ¿son algo?
–"Creo que mi respuesta precedente resolvió el problema. ¿Acaso no sabéis que el periespíritu mismo es algo?"
6. De esta explicación resulta que los Espíritus logran, a voluntad, que la materia etérea sufra transformaciones. Así, por ejemplo, en el caso de la caja de rapé, el Espíritu no la encontró hecha, sino que él mismo la hizo en el momento en que la necesitó, mediante un acto de su voluntad. Y también pudo deshacerla. Lo mismo debe de ocurrir con todos los demás objetos, como ropas, joyas, etc.
–"Es evidente".
7. La caja de rapé fue visible para aquella señora a tal punto que produjo en ella la ilusión de que era real. El Espíritu, ¿habría podido hacer que fuera tangible para ella?
–"Sí, habría podido".
8. Puesto que es así, ¿esa señora habría podido tomarla con las manos, convencida de que sostenía una caja de rapé verdadera?
–"Sí".
9. Si hubiera abierto la caja, probablemente habría encontrado rapé en su interior. Y si lo hubiese aspirado, ¿el polvo habría hecho que estornudara?
–"Sí".
10. Así pues, ¿el Espíritu puede darle a un objeto no sólo la forma, sino también propiedades especiales?
–"Sí, en caso de que lo desee. Sólo como consecuencia de ese principio he respondido de manera afirmativa a las preguntas anteriores. Ya tendréis pruebas de la poderosa acción que el Espíritu ejerce sobre la materia, acción que estáis lejos de sospechar, como he dicho hace poco".
11. Supongamos, entonces, que el Espíritu quiera hacer una sustancia venenosa. Si una persona la ingiere, ¿resultará envenenada?
–"Puede hacer esa sustancia, pero no lo hará, porque no se le permite".
12. ¿Tiene poder para hacer una sustancia saludable, que sirva para curar una enfermedad? ¿Se ha presentado un caso así?
–"Sí, muchas veces".
13. Entonces puede hacer también una sustancia alimenticia. Supongamos que haga una fruta, algún manjar, ¿podría alguien comerlo y quedar saciado?*
–"Sí, sí. Pero no busquéis tanto para encontrar lo que es tan fácil de comprender. Basta con un rayo de sol para que se vuelvan perceptibles a vuestros órganos densos esas partículas materiales que colman el espacio en que vivís. ¿No sabéis que el aire contiene vapores de agua? Si los condensáis, volverán al estado normal. Privad de calor a esas impalpables e invisibles moléculas, y se convertirán en un cuerpo sólido, muy sólido. Lo mismo pasa con muchas otras sustancias, de las cuales los químicos extraerán maravillas aún más sorprendentes. Sucede que el Espíritu dispone de instrumentos más perfectos que los vuestros: la voluntad y el permiso de Dios".
OBSERVACIÓN – El asunto de la saciedad es muy importante. ¿De qué modo puede provocar saciedad una sustancia cuya existencia y propiedades son solamente temporarias y, en cierto modo, convencionales? Esa sustancia, mediante su contacto con el estómago, produce la sensación de saciedad, pero no la saciedad que resulta de la plenitud. Puesto que una sustancia de esa naturaleza puede obrar sobre la economía animal y modificar un estado mórbido, puede también actuar sobre el estómago y producir en él la impresión de la saciedad. No obstante, rogamos a los señores farmacéuticos y dueños de restaurantes que no se sientan celosos ni crean que los Espíritus vienen a hacerles competencia. Esos casos son raros, excepcionales, y nunca dependen de la voluntad. De lo contrario, nos alimentaríamos y nos curaríamos a muy bajo costo.
*Esto responde al famoso milagro de los ayunos de más de décadas realizado por religiosos y místicos. Se trata de personas que durante años han dejado de consumir alimentos y que sometidos a experimentos continuaban defecando (imposible sin consumir alimentos) y no perdían ni ganaban peso; todo eso bajo monitoreo absoluto. De alguna forma, la teoría que comprendo es que el alimento era depositado directamente en el estómago de estos religiosos y por tal motivo no padecían el efecto fisiológico del hambre ni había emaciación por inanición. Hay un artículo que expone a siete casos: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
 
14. Los objetos que se vuelven tangibles mediante la voluntad del Espíritu, ¿pueden adquirir un carácter permanente y estable, y ser de uso frecuente?
–"Eso puede suceder, pero no se hace. Está fuera de las leyes".
15. ¿Todos los Espíritus tienen en un grado similar el poder de producir objetos tangibles?
–"No cabe duda de que cuanto más elevado es el Espíritu, tanto más fácilmente lo consigue. Sin embargo, eso también depende de las circunstancias: los Espíritus inferiores pueden tener ese poder".
16. El Espíritu, ¿comprende siempre la manera en que produce su vestimenta y los objetos cuya apariencia él muestra?
–"No. A menudo contribuye a la formación de esas cosas mediante un acto instintivo que él mismo no comprende, en caso de que no esté suficientemente ilustrado para ello".
---------------
Del capítulo Laboratorio del mundo invisible, del cual sólo he extraído ítems que explican la formación de vestimenta y objetos decorativos que acompañan al Espíritu en sus apariciones e intercesiones, también derivan otros aspectos como la capacidad para modificar las propiedades de la materia que podemos asociar a la capacidad de aparecer y desaparecer objetos, pero yo quiero relacionarlo a un fenómeno espeluznante para la comunidad conservadora e ignorante de los hechos espiritas y que atribuyen esto a la influencia de Satanás (especialmente los cristianos protestantes) que son los cuerpos incorruptibles que expiden un olor a perfume, tienen un espectro luminoso que irradia de ellos e incluso emanan sustancias que son curativas y sirven para unción y son hechos contrarios a los cambios post mortem; en lo anterior expuesto en el tema se habla o se halla respondida la capacidad de ciertas imágenes en el clero católico –por medio de los Espíritus- producir sangre, aceite o lágrimas de los ojos así como aparecer escarcha o células vivas en la eucaristía sangrante. Esto explica otras cosas, justo ahora no recuerdo tales fenómenos pero si quieren los pueden mencionar a fin de encuadrarlos aquí (si fuese posible).
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3872
Localización : Zulia
Edad : 33

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

http://forosdelavirgen.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Mensaje por Meredyth el Dom Mar 05, 2017 12:32 pm

Buenas tardes, un poco de humor:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La alegría es energía de alta vibración, le deseo un feliz y alegre día, Meredith flower
avatar
Meredyth
Junior Experto
Junior Experto

Cantidad de envíos : 300
Localización : Caracas, Dtto. Capital, Venezuela.
Edad : 42

Femenino

Fecha de inscripción : 06/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Mensaje por Alianza Naiguatá el Lun Mar 06, 2017 6:42 pm

Saludos [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Si lo dice mi estimado filosoraptor ha de ser verdad su cuestionamiento: "la ropa muere". Ja, ja, ja...

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3872
Localización : Zulia
Edad : 33

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

http://forosdelavirgen.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Mensaje por A.K.T. el Miér Jun 21, 2017 2:28 pm

Buenas tardes, debo decir que no he podido leer todo el artículo porque estoy un poco apurado pero me ha llamado la atención y creo que puedo decir algo al respecto, producto de mis propias experiencias y discernimientos, si los espíritus pueden tomar formas humanas, en este caso:

¿Por qué no podrían aparecer con cualquier objeto que deseasen o aún más, por qué no podrían aparecerse con objetos que la persona que es espectadora de la aparición pueda reconocer?

Puedo decir por mi experiencia que cuando un espíritu aparece (hablo estrictamente de mi experiencia) puede tomar cualquier forma y la forma en la que se presente es en pro del reconocimiento del espectador hacia el espíritu, como si el espíritu en cuestión manejase el código de imágenes y símbolos que posee el espectador en su imaginario, para hacerse más comprendido o más claramente identificable. ¿Qué opinan de esta hipótesis?

A.K.T.
Principiante
Principiante

Cantidad de envíos : 7
Edad : 25

Masculino

Fecha de inscripción : 21/06/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Laboratorio del mundo invisible: vestimenta y objetos

Mensaje por Alianza Naiguatá el Jue Jun 22, 2017 1:04 am

A.K.T. escribió:¿Qué opinan de esta hipótesis?
Mi opinión es: tienes razón. Y de hecho, los trabajos del psicoanalista Carl Jung sobre el inconsciente y el lenguaje basado en símbolos en base al cual funciona nuestro inconsciente nos ayudó a entender mucho mejor el abstracto universo de la mente que es lo que sobrevive a la muerte y es el centro de toda la fenomenología post mortal, gracias a lo cual podría decirse que cuando los hechos espirituales no son en totalidad alegóricos en su lenguaje y expresividad, lo son en un porcentaje pero no dejan de estar presentes los simbolismos que rigen la realidad y mundo de las formas como se tilda reiteradas veces en el medio espirita a la realidad humana, pues los Espíritus se sumergen en ese universo de símbolos y formas para tomar del inconsciente personal o colectivo aquellas referencias que les permitan una mejor asociación, ello incluye los aspectos religiosos altamente subjetivos.

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3872
Localización : Zulia
Edad : 33

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

http://forosdelavirgen.org/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.