Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Idioma / Language
Galería


Un "preto velho" conversa con Allan Kardec

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un "preto velho" conversa con Allan Kardec

Mensaje por Alianza Naiguatá el Dom Ago 14, 2016 5:27 pm

Poca gente sabe, pero, en una de las reuniones realizadas en la Sociedad Parisiense de Estudios Espiritas, Allan Kardec evocó un Espíritu que, según la terminología de la cultura brasileña, podría ser clasificado como un “preto velho” (negro viejo en la traducción al español).
 
Ese encuentro, narrado por el propio Kardec en las páginas de su histórica “Revista Espirita” (Revue Spirite en su lengua nativa), de Junio de 1859, ocurrió en la reunión del día 25 de Marzo de aquel mismo año. El negro Pai César – este es el nombre del Espíritu comunicante – había desencarnado el 08 de Febrero también de 1859 con 138 años de edad – según comunicaban las noticias de la época –, hecho es que ciertamente llamó la atención del Codificador, que luego se interesó en obtener de la Espiritualidad, más informaciones sobre el fallecido, que había cerrado su existencia física cerca de Covington, en los Estados Unidos.
 
Pai César había nacido en África y había sido llevado hasta Luisiana cuando apenas tenía 15 años.
 
Antes de iniciar la sesión en que se haría presente el Pai César, Allan Kardec indagó al Espíritu San Luis, que coordinaba el trabajo, si habría algún impedimento en evocar a aquel compañero recién llegado al Plano Espiritual, a lo que respondió San Luis que no, apresurándose, inclusive, a prestar auxilio en el intercambio. Y así hizo.
 
La comunicación, sin embargo, mal iniciada, ya instó a los participantes del grupo a muchas reflexiones. En su mensaje, el Pai César apertura, exponiendo a todos los daños guardados en su corazón, fruto de los sufrimientos por los que pasara en la Tierra en función del preconcepto que en aquellos días azotaba todavía en mayor escala de lo que hoy. Y tamañas eran sus heridas que traía en el pecho que llegó a decir a Kardec que no gustaría volver a la Tierra nuevamente como negro, estaría así en su entendimiento, huyendo de la maldad, fruto de la ignorancia humana.
 
Cuando fue indagado también sobre su edad, si había vivido de hecho los 138 años, Pai César dijo no tener certeza, hecho comprensible, como explica el Codificador, visto que los negros no poseían en aquellos tiempos registro civil de nacimiento, sobre todo, los oriundos de África, por lo que sólo podrían tener una noción aproximada de su edad real.
 
La comunicación de Pai César, ciertamente ayudó a Kardec, en mucho, a reforzar su tesis contra el preconcepto, el mismo que preconcepto que lo llevó a hacer, dos años después, en las páginas de la misma “Revista Espirita”, en Octubre de 1861, la declaración a seguir, en la cual dejó patente el papel que el Espiritismo tendría en el proceso evolutivo de la Humanidad, ayudando a poner fin a la oscuridad que todavía subyuga mentes y corazones:
 
“El Espiritismo, restituyendo al Espíritu y su verdadero papel en la Creación, constatando la superioridad de la inteligencia sobre la materia, apaga naturalmente todas las distinciones establecidas entre los hombres según las ventajas corpóreas y cambios, sobre los cuales sólo el orgullo fundó las castas y los estúpidos preconceptos de color”.
 
Esta fue la comunicación (o un extracto de lo que se reveló de ella):
 
Sociedad, 25 de Marzo de 1859.
 
Dialogo:
Allan Kardec a San Luis: ¿tendréis la bondad de decir si podemos llamar al negro Pai César, a quien nos acabamos de referir?
San Luis: sí, le ayudaré a responder.
 
Nota: este comenzó a asumir la situación del Espíritu que deseábamos interrogar.
 
Evocación.
 
Dialogo:
Pai César: ¿qué queréis de mí?, ¿qué puede hacer un pobre Espíritu como yo en una reunión como la vuestra?
Allan Kardec: ¿sois más feliz ahora de lo que cuando vivo?
Pai César: sí, porque mi situación en la Tierra no era buena.
Allan Kardec: sin embargo, eráis libre. ¿En qué os sentís más feliz ahora?
Pai César: porque mi Espíritu no es más negro.
 
Nota: esta respuesta es más sensata de lo que parece a primera vista. Con certeza, jamás el Espíritu es negro. Él quiere decir que, como Espíritu, no tiene más las humillaciones a las cuales está sujeta la raza negra.
 
Dialogo:
Allan Kardec: viviste mucho tiempo. ¿Esto fue de provecho para vuestro progreso?
Pai César: yo me aborrecí en la Tierra, pero a una cierta edad no sufría lo suficiente para tener la felicidad de progresar.
Allan Kardec: ahora, ¿en qué empleáis vuestro tiempo?
Pai César: procuro explicarme y saber en qué cuerpo podré hacerlo.
Allan Kardec: en vida, ¿qué pensabas de los blancos?
Pai César: son buenos, pero vanos y orgullosos de una blancura de la que no son la causa.
Allan Kardec: por ventura ¿consideráis la blancura como una superioridad?
Pai César: sí, desde que fui despreciado por ser negro.
Allan Kardec a San Luis: ¿la raza negra es realmente inferior?
San Luis: la raza negra desaparecerá de la Tierra. Ella fue hecha para una latitud diferente de la vuestra.
Allan Kardec a Pai César: dijisteis que procuráis un cuerpo con el cual podáis avanzar. ¿Escogeréis un cuerpo blanco o negro?
Pai César: uno blanco, porque el desprecio me haría mal.
Allan Kardec: ¿vivisteis realmente hasta la edad que os es atribuida, de 138 años?
Pai César: no sé exactamente, por la razón que mencionaste.
 
Nota: acabáramos de tejer consideraciones acerca de la edad de los negros, que sólo podía ser calculada aproximadamente, porque no tenían registro civil, especialmente los nacidos en África.
 
Dialogo:
Allan Kardec a San Luis: ¿es cierto que a veces los blancos reencarnan en cuerpos negros?
San Luis a Allan Kardec: sí. Cuando, por ejemplo, un señor maltrató a un esclavo, puede pedir, como expiación, para vivir en un cuerpo de un negro, a fin de sufrir a su vez aquello que hizo sufrir y, por ese medio, adelantarse y obtener el perdón de Dios.
 
Fin de la comunicación.
 
Sólo recordando: la Umbanda (LA VERDADERA) se propone a trabajar con, y dar proseguimiento evolutivo, exactamente a estos Espíritus que, no habiendo tenido oportunidad en sus vidas terrenas de volverse hábiles escritores, “misioneros divinos”, hábiles oradores, y otras acciones iluministas, vienen a sus médiums, de acuerdo con sus reales personalidades, sin floreos, a transmitir sus conocimientos y ayudar a quien quiera que sea, atendiendo a los de cualquier religión sin cualquier distinción.
 
Que no nos aferremos a las acciones exteriores apenas, para a través de ellas juzgar, pues, si así fuera, tendríamos, desde el inicio, que juzgar que los de tantas otras religiones (observemos bien esto) que usan velas, imágenes, sahumerios y hasta bebidas específicas a sus cultos, son todos pobres obsesados que con esas cosas están es atrayendo a Espíritus tenebrosos.
 

El Pai César, hombre libre, de color, fallecido el 08 de Febrero de 1859, con 138 años de edad, cerca de Covington, en los Estados Unidos, nació en África y fue llevado para Luisiana con cerca de 15 años. Los restos mortales de ese patriarca de la raza negra fueron acompañados al cementerio por un cierto número de habitantes de Covington y una multitud de gente de color.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3420
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.