Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Idioma / Language
Galería


Hechizo verbal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hechizo verbal

Mensaje por Alianza Naiguatá el Lun Sep 05, 2016 8:14 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Es bien frecuente a la consulta la llegada de una persona vestida de mansedumbre e inocencia trayendo consigo un melodrama alegando que es la "victima de una injusticia". Sin embargo, las religiones en cuya filosofía hay causa-efecto - desde el contexto espiritual - no se puede acusar a que los eventos ocurridos sean producto de la injusticia y consecuente negligencia de parte de Dios quien rige y permite el destino de toda criatura creada por Él.

Habría que considerar mejor estudiar las causas y a eso es a lo que se llega cuando iniciada la consulta se revela un montón de hábitos oscuros y cotidianos que forman parte de la cultura e inconsciente colectivo por lo que se les subestima haciéndolos pasar por "insignificancias" dado que no tienen la capacidad de matar que tiene un fulminante balazo dirigido hacia la cabeza pero que por efecto acumulativo se convierten en la causa de los males más longevos y difíciles de erradicar de la vida de quien lo recibe pasivamente a lo largo del tiempo.

¿Cuántas veces se ha visto gente que su vida está atrapada en sufrimiento a causa de los chismes, la envidia, la difamación, el rencor, desprecio, entre otras cosas dirigidas hacia una persona? El impacto de estas "pequeñeces" nos recuerdan a las tantas veces que el hombre ha cometido la imprudencia de acumular productores de gases tóxicos en un sitio común y han terminado intoxicando todos los alrededores, acabando con la fauna e incluso con ellos mismos. Las personas que llegan a consulta alegando no haber hecho nunca un mal son personas que deberían de cuestionarse de quién han hablado de manera despectiva, en especial a espaldas de esa persona, porque literalmente la han estado destruyendo sin tener consciencia de cómo se dirige el fluido a través del pensamiento produciendo cosas buenas o malas en nosotros mismos y en los demás.

A raíz de esta situación se ha empezado a indagar creando la literatura que explique y haga llamado de atención a la consciencia del colectivo para que abandone los hábitos negativos que destruyen no sólo al mundo que le rodea sino también a ellos mismos y abandonen la actitud de exigirle a Dios una "indemnización" por su acto de negligencia e injusticia por castigar a una persona libre de culpa que, sin embargo, si invitásemos a que lanzase la primera piedra si se considera libre de pecado no lo haría por comprender que hacerlo teniendo la culpa colocada frente a sus ojos bajo el concepto de pecado sería un descaro y ofensa arrojar la piedra.

Por eso mucho se busca "desnudar" y hacer entender a las personas el efecto que ha tenido cada uno de sus descuidos en los otros y cómo eso contribuyó en el retorno de desgracias para sí mismo creando dificultad para remediarlo por la condición de mérito en que se encuentra quien lo sufre y que por lo general exige una resolución inmediata, costeada con billetes de gran valor, que para desgracia suya no aceleran el mejoramiento de su situación por cuanto no depende de "echarle cloro al agua sucia" sino atender todas las fuentes de contaminación que el propio insensato defiende como un derecho o cualidad.

Leamos a continuación qué dice Ramatís en concordancia a la revelación de los padres de la Umbanda en la consulta a nivel de Terreiro con respecto a lo que llamamos "hechizo verbal":

"El hechizamiento puede hacerse efectivo por la fuerza del pensamiento, de las palabras u objetos imantados, que producen daños a otras criaturas. El hechizamiento verbal resulta de palabras de crítica anti-fraterna, maledicencia (costumbre de decir palabras malas), calumnia, intriga y maldiciones. Su autor es responsable frente a la "Ley del Karma" (entendida en la religión como causa-efecto) y queda sujeta al "choque de retorno" de su brujería verbal, según la extensión del prejuicio que venga a resultar de las palabras o gestos desfavorables al prójimo.

Cuando la criatura habla mal de alguien, esa vibración mental atrae y activa igual cuota de esa energía de las demás personas que la escuchan, aumentando su hechizo verbal con nueva carga malévola. Así, crece la responsabilidad del maledicente y del maldiciente (el primero habla mal de los otros, el segundo comete acto de maldecir) por el carácter ofensivo de sus palabras, a la medida que ellas van siendo divulgadas y apreciadas por otras mentes alcanzando entonces a la víctima con un impacto más vigoroso de lo que el de su fuerza original.

Evidentemente, la persona que habla mal de otro sólo por liviandad, ha de ser menos culpable espiritualmente que quién lo hace por envidia, odio o venganza. En el primer caso, las palabras no poseen la fuerza molesta propia de una deliberación malévola consciente. Pero, quien se concentra en la acción deliberada de perjudicar a alguien, elabora su propio infortunio."
Ramatís, Magia de redención.


Como podrán observar en la explicación que nos da este Espíritu, concorde a lo transmitido por Allan Kardec, como sujetos Espíritus - todavía que limitados por la materia - la propia mente dirige y combina los fluidos adulterando su naturaleza hacia la benevolencia o hacia la maldad creando un efecto acumulativo dañino. Esto si bien no azota directamente a la persona, crea la materia prima para ser utilizado como un recurso inmaterial que impacte sobre la persona si es dirigido con una sincera voluntad de dañar.

Créase o no, el efecto dañino del mal pensar, del mal decir, del mal sentir se pone en evidencia cambiando el rol de victima de una injusticia a victimario ajusticiado por su propia arma de matar. 

Acá un tema de relevancia para la conducta diaria, en especial para aquellos que quieren "higienizar" y "purificar" su sutil existencia pero que se halla esclavizado a interminables ritos de limpieza que deberían de ser consolidados y sostenida su eficacia por medio de una sana conducta. Los padres de la Umbanda lo mencionan mucho en Terreiro cuando analizan a los presentes y les indican lo que han estado haciendo y los condujo a estar "manchados" y fuera de condición a la hora de presentarse a las ceremonias.

También un tema de relevancia para mencionar a quienes se han decantado hacia la resolución rápida y fácil que representa la presentación de ofrendas para resolver todos los males generados por la falta de moral en lo que respecta al cumplimiento de preceptos importantes y juramentados al momento del bautismo dentro de la Umbanda. Ante lo práctico que resulta mover energías fuertes en contra de los gradientes negativos, poco o nada se preocupan hoy día los umbandistas en cuidar su manera de tratar y tratarse, se inician en vicios de la conducta que suplen la necesidad de auto-sustento vibratorio y que puede ser la panacea práctica para aversar las consecuencias negativas de los fluidos en su vida directa pero que no los exonera del compromiso que asumen cuando sus propios fluidos dañan a otros individuos, tampoco los exonera de su negligencia cuando pasados a "muertos" no hallan un auto-control sobre sus pensamientos y emociones y terminan errantes repartiendo el veneno que los castiga y ha sido objeto de estudio en las últimas 2 décadas por el reporte de ex umbandistas ahora en la espiritualidad que reportan su angustioso despertar y confiesan todos sus fracasos incentivando a no reproducirlos entre los que se encuentran todavía vivos.

Pensar es actuar, sentir es actuar, y por obvio motivo, decir es actuar desde el contexto espiritual por consiguiente, así como los actos físicos nos comprometen dentro de la ley penal, los actos espirituales todavía que inconscientes nos comprometen dentro de la ley espiritual. Seamos ante todo conscientes para poder ser de la manera correcta responsables de nuestros actos y existencia. Me despido ante todos con un cordial ¡saravá!


Última edición por Alianza Naiguatá el Lun Sep 05, 2016 8:20 pm, editado 1 vez (Razón : Insertar una imagen)

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3445
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.