Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Comparte
Ir abajo
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador
Cantidad de envíos : 3916
Localización : Zulia
Edad : 34

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012
https://www.facebook.com/AlianzaNaiguata

Conmemoración a Oxum en Umbanda

el Jue Dic 08, 2016 5:48 pm

El día de hoy, 08 de Diciembre, se celebra en la religión Umbanda, a nivel mundial, el día de Oxum (en yorùbá Òşun), la diosa del amor, la fertilidad y matrimonio. Ella es sincretizada en Brasil con Nuestra Señora de la Concepción y en otros con Nuestra Señora Aparecida, Nuestra Señora de la Gloria o Nuestra Señora de las Gracias.

Pero, ¿quién es Oxum? Ella es la Orixá (Òrìṣà = dios, diosa) de la fertilidad (relacionada a la maternidad y al aparato reproductivo femenino). Ella simboliza el amor, la unión y el matrimonio (tiene homología con la diosa Venus y Afrodita). Su elemento es el agua (relativo a las emociones y fenómenos osmóticos entre los líquidos que fluyen)  dulce (agua potable, insalubre, hipotónica) y esta está presente en ríos, lagos, fuentes, cascadas y riachuelos. Su día consagrado es el sábado.

Ella protege a las madres y sus criaturas, cuidando de nutrir, celar y proteger a todos los que necesitan de sus cuidados. Por asociación a las fases de la luna, es un poco voluble en sus voluntades, reflejando nuevas faces a todo momento. Su palabra clave es: fertilidad.
 
En la fisiología de la mujer a ella se asocia el ciclo ovárico (ondas hormonales que estimulan la formación de folículo ovárico, ovulación, menstruación y formación de cuerpo lúteo) relacionados al deseo de reproducirse, la ovulación, la unión de las células sexuales y formación del cigoto, procesos embrionarios e implantación (recepción maternal), cambios uterinos y hormonales de mantenimiento de la gestación (al final al parto), nutrición fetal e intercambio de líquidos feto-maternales y demás cambios fisiológicos, anímicos (oxitocina, serotonina, dopamina) que se producen en todas las fases asociadas a su dominio: el amor, reproducción, gestación, parto, lactancia y empatía.



Toda la fisiología y biotipo de la hija de Oxum tiene su lógica en base a los dominios energéticos que le pertenecen a la Orixá, inclusive, la serie de problemas de vida por desequilibrios se explican entendiendo el influjo de esta irradiación en sus vidas. Yo he observado desequilibrios en sus hijas que derivan en problemas de orden afectivo (se enamoran solas), problemas ováricos (desequilibrios del ciclo ovárico) y uterinos (útero hipersensible propenso a sangrados por causa hormonales fuertemente afectados por los cambios lunares y aumento de las contracciones del miometrio); ¿ustedes recuerdan el eclipse lunar al que llamaron “luna de sangre”, las hijas de Oxum en la corriente de Umbanda tuvieron sangrados hormonales, adelanto de la menstruación, adelanto del parto, cambios de humor, aparición de acné y otros signos que insinúan alteraciones de la homeostasis hormonal hacia los extremos del rango.
 
En los signos astrológicos su influencia se ve mejor representada por los signos Leo (los aspectos vanidosos) y Cáncer (los aspectos sensibles) respectivamente.
 
Ella siempre está preocupada por el confort de las personas que le rodean, queriendo atender sus necesidades. La gracia, buenas maneras, sensibilidad y la compasión son sus atributos, ya que es muy dedicada al prójimo. Dotada de buena memoria, veremos que este atributo será sobresaliente en sus acciones, pues, sus hijos no olvidan el pasado. Herir a un hijo de Oxum es fácil (me consta), cualquier grosería o gesto más brusco lo deja muy ofendido.
 
Cuando se entristece, derrama toneladas de lágrimas y tristezas en torno de sí. Toda persona hija de Oxum es madre. Tanto hombre, como mujer, va a cuidar de sus hijos como madre; es comodista y apegado a lo que le pertenece, sea objeto, o amor. Es extremadamente terco. Cuando desaprueba algo nada la hace cambiar de idea, volviéndose resistente y desconfiado.
 
No gusta mucho de ir al médico y cuando se siente enferma deja la enfermedad tomar cuenta, hasta terminar realmente mal, para entonces pedir socorro (Este perfil es típico de las madres consentidoras y dedicadas a sus hijos, que entre lujos y comodidades, se ocupan poco de un malestar que insinúe el inicio de un problema mayor).
 
Su reino es su casa, allá él jamás terminará tediado, pues, siempre encontrará algo que hacer. Su mayor preocupación serán los hijos, que él/ella insistirá en proteger excesivamente. No se puede entender a un hijo de Oxum por medio de un modelo básico, porque su Orixá da a él muchos temperamentos, algunos de los cuales son conflictivos y opuestos (influencia lunar; por ello la homología astrológica con Cáncer cuyo regente es la Luna y le confiere el mismo perfil maternal y sensible a la vez que mutable).
 
El mal humor y las lágrimas son los comportamientos de que un hijo de Oxum está infeliz en el amor o herido. Su compañero necesita evitar criticarlo o censurarlo, debiendo estimularlo con elogios (punto clave, esencial; en esta área es donde las hijas de Oxum con problemas afectivos han reportado causa de sus problemas).
 
Vive para su trabajo y su casa. Es cauteloso y tímido al escoger a su pareja. Tiene un humor extremo, que se transforma en rabieta intolerable, termina removiendo y rasguñando por los rincones de forma quejumbrosa; en este momento es aconsejable dejarlo a solas.
 
Su aspecto negativo es el exceso de cautela, pereza, egoísmo y mucha pena de sí mismo. Sentimientos de posesión generan celos exagerados y tacañería. Aunque difícilmente parta de ella la iniciativa para tomar una relación, después que se envuelve es excitante y participativa, romántica y delicada. Como atrae todo tipo de persona, ella tiene que habituarse a seleccionar quién merece atención.
 
Su energía puede ser afectada por aquellos que vienen apenas para sentir su protección maternal (por afinidad, el magnetismo de las hijas de este Orixá traen problemas de la infancia asociados a conflictos con la figura materna, en su defecto, la ausencia de la figura materna). Su equilibrio emocional puede ser deshecho y ella va a olvidarse de su vida personal para dedicarse a los problemas ajenos. 

En el Tarot, puede encuentra su homólogo en el Arcano XVIII: la luna. Pues, es encantadora y seductora, maternal, mutable, sensible, femenina. Es la profundidad del alma, emergiendo de las aguas del inconsciente para la luz de la comprensión íntima. Asociar a Oxum a la luna es fácil, tanto al Orixá, como al astro; ellos representan tradicionalmente la mujer en todas sus funciones: madre, esposa, amante y sacerdotisa. Ambas se ocultan a veces y están ligadas a los órganos reproductores. Los trabajos domésticos y culinarios, la agricultura, los partos, el amamantar, la fecundidad de la naturaleza y la generación están bajo el dominio de Oxum.
 
Nota: a las que conozco les encanta la repostería y lo digo en serio, el postre aun cuando se les quema les queda dulcemente delicioso. Cuando vienen en armonía, ejercen estas funciones de manera digna. Sus dramas afectivos son tremendos; casi podría decir que no nacieron para vivir solos sino envueltos en una relación amorosa, ocupadas del hogar y añorando e idolatrando una familia.

El físico
 
Tiene el rostro redondeado, manos llenas y es o fue, en algunos casos, gordito en un dado momento de su vida (en Umbanda y Candomblé, esta hija fue gordita y es rellena en su madurez, es el reflejo del biotipo maternal y su voluptuosidad se asocia más a la acción hormonal del estrógeno y metabólica con propensión al acúmulo de tejido adiposo, que a volumen muscular como sucedería en otros perfiles de hijas de otras Orixás; es esa rellenita de rostro dulce y carácter encantador, a la que no se parece a las compañeras con cuerpo y personalidad de playboy pero que llaman la atención intensamente).
 
Temperamento
 
El hijo de este Orixá, sea hombre o mujer, trata a todos con dedicación maternal, interesándose por todo lo que ocurre. Su empatía le hace propenso a sufrir cuando ve un pobre, enfermo o niño desamparado en mala situación (ese que dice “¡ay Diosito santo, mira qué pecado!” con el rostro afligido que preserva durante horas o durante todo el día).
 
Su compasión será seguida de cuidados, pues, Oxum auxilia a quien necesita. Más allá de agradar a los demás, el hijo de este Orixá también agrada a sí mismo (su salud mental y emocional va muy estrechamente ligado a la auto-estima que si no se halla bien, produce un hijo desequilibrado y abusado, eternamente dramatizando y llorando sus anhelos de amar frustrados).
 
Es vanidoso y gasta tiempo haciendo comidas de las que gusta, cambiando los cabellos, comprando ropas, joyas o bisutería (esa que procuramos que no se cruce con un centro comercial nunca jamás sino nos arruina).
 
De niños, esta energía propicia mucho consentimiento. Los elogios surgen “¡qué niña/niño tan hermoso!”. Revestido de lujos y una vida cómoda y fácil, indiferente de su clase social; el deseo de propiciar lo que esa energía regente pide, es algo impulsivo en quienes están estrechamente ligados a un niño con una fuerte irradiación de este Orixá. De ahí se desprende también el fortalecimiento de este perfil caprichoso, vanidoso, perezoso y decantado darse gustos y el anhelo de una vida igual de cómoda para los que sufren.
 
Su casa es su lugar preferido. Defenderá el hogar con tenacidad, no dejando que nada perturbe la tranquilidad y el equilibrio. Extremadamente cauteloso, parece perder oportunidades de actuar, pero en verdad su cautela no tiene origen en el miedo, sino, en una intuición profunda de lo que va a salir bien o no.
 
Conviene a él/ella separar su naturaleza negativa de su intuición negativa. La intuición debe ser seguida, pues ella viene de su Orixá regente. Ya el Espíritu negativo debe ser combatido, pues podrá ser entrabe a su progreso.
 
Su capacidad mediúmnica es manifestada por clarividencia, premonición y psiquismo profundo (propensiones generalmente sensitivas o impresionables; son empáticos, los famosos “esponjas” que absorben el dolor del universo y luego la pasan mal). Los menos evolucionados pueden ser víctimas de persecuciones de Espíritus atrasados (en la intención de aprovecharse de su nobleza y vampirizarlos dada su excesiva emotividad). En la personalidad humana, Oxum representa el “anima”, que la psicología considera la faceta femenina, siendo sensible, intuitiva y vulnerable.
 
Amor y matrimonio
 
El hijo de Oxum es sentimental, romántico y necesita recibir retribución tan ardiente como la que da. Gusta de sentirse admirado y deseado. Apasionado, termina momentáneamente ciego y en este periodo no percibe si la persona le conviene o no. Por eso, no debe ser precipitado al escoger un compañero, ya que el matrimonio para el hijo de Oxum es muy importante, debiendo dar tiempo para conocerlo mejor (el problema radica en que este ideal no se da; ellos desean amar y cualquiera que surja, incluso que para aprovecharse, bajo el efecto de la oxitocina pasa por príncipe azul).
 
Tiene tendencia a revivir momentos pasados y usa su buena memoria para los buenos y malos momentos, inclusive reviviendo peleas pasadas y problemas no resueltos. Cuando es soltero, el hombre de Oxum vacila en cuanto al matrimonio por miedo de decepcionarse. Ya la mujer, estará siempre a la procura de un amor y cuando lo encuentra nada hará separarse de él (en teoría, pues, toleran demasiado maltrato bajo el concepto de que ese es el amor de su vida).


Trabajo y dinero
 
Las profesiones más adecuadas a los hijos de Oxum son ligadas a la estética corporal, alimentación, psicología, pero el verdadero progreso vendrá para este hijo cuando él logre vencer el pesimismo y la voluntad de abandonar todo cuando las cosas terminan difíciles.
 
Sociedades comerciales no lo favorecen, pues, pueden sufrir perjuicios por socios inescrupulosos o exigentes demás. Negocios en que tenga afluencia de público son buenos para ellos, bien como áreas ligadas a las artes y a la literatura.
 
Es conservador y bastante equilibrado para lidiar con el dinero, pero tiene un lado generoso de forma que es capaz de ayudar a quien estuviera realmente necesitado. Cuando es empresario, estimula a sus empleados a producir, para ganar más y es formal y comprensivo al tratar con sus subordinados. Cuando es empleado, es competente y dedicado y tiene la capacidad de volverse indispensable, llamando cada vez más para sí responsabilidades sobre nuevas tareas, visualizando una ganancia mayor y promociones.
 
Salud

 
Todas las inseguridades que atormentan al hijo de Oxum, sus miedos y rechazos, productos de su inestabilidad emocional, se reflejan en su condición física.
 
El aborrecimiento y la angustia causados por el temor d perder su seguridad lo llevan a la depresión y provocan las enfermedades. Accidentes también ocurren cuando termina desligado e inmerso en sus meditaciones. Su mejor remedio está en mantener una vida animada y suelta, encarar con optimismo sus aprensiones y reír siempre. Al meditar, él consigue recuperarse, pues, es capaz de controlar sus funciones con la mente volteada positivamente para su cuerpo.
 
El hombre de Oxum
 
Hay bien, menos hijos de Oxum de lo que hijas, pero su hijo es vanidoso, escoge sus ropas con cuidado, combinando bien los colores, y da mucho valor a esa vanidad. Es también calmado, sensible, firme, tenaz, doméstico, muy fiel y aprecia la estabilidad familiar.
 
La tendencia de los hijos bajo la influencia de Oxum es hacia la femineidad. Generalmente son homosexuales los hombres de Oxum, aunque hay sus excepciones, es un estadístico que sitúa un alto porcentaje de sus hijos como “hombres que se sienten y viven como mujer”. Esto ha sido origen del preconcepto para decir que Oxum es “demonio” de prostitución (por su nexo con la sexualidad, propensión al enamoramiento) y homosexualidad (por conferir energía femenina a un hombre).
 
La mujer de Oxum
 
La hija de Oxum recibe de su Orixá regente dones preciosos que la vuelven madre, esposa y amante adoradas. Envolvente, delicada y femenina, casi tímida al apasionarse, gusta de ser elogiada y de oír declaraciones de amor de su pareja (de quien se halla perpetuamente enamorada), pues, es insegura. Sus preocupaciones la afectan bastante, tiene miedos que la deprimen.
 
Se considera bonita (suele serlo), pero no lo bastante, tiene miedo de terminar pobre y piensa que no es lo suficiente amada (su necesidad de amor es prioritaria; esa es la materia prima de la cual se alimenta, de ello surge el rasgo psicológico reflejado en un patrón de ansiedad hacia la compulsión por los dulces que sirven en el diagnóstico de las enfermedades de orden emocional como un signo que indica falta de afecto).
 
No recibe bien las críticas, ya que ellas aumentan su depresión y refuerzan sus complejos de inferioridad. Es necesario tacto al criticarla, pues, se hiere con facilidad. Esta hija no puede ser ridiculizada.
 
Los aspectos negativos de la hija de Oxum son la auto-piedad y orgullo que, cuando es herido, puede desequilibrar su vida (se ve especialmente en las que han sido criadas consentidas en cuna de oro, acostumbradas a la saciedad de todo capricho que se le pasa por mente). Tiene también manía de compararse con otras personas conocidas, o aparentes.
 
Su mal humor y pereza, en esta hora, en la otra herida se aísla, se deprime, reclama de la vida, llora bastante, pero de repente se seca los ojos y comienza a ordenar la casa, olvidando sus disgustos. Busca en el matrimonio protección y amor.

En resumen
 
Los hijos e hijas de Oxum aman los espejos, joyas y oro; son impecables en el vestir y no se exhiben públicamente sin primero cuidar de la vestimenta, del cabello y, las mujeres, de la pintura. Las personas de Oxum son vanidosas, elegantes, sensuales, adoran los perfumes, joyas, ropas bonitas (todo bonito), todo lo que se relaciona con la belleza.
 
Tal vez nadie haya sido tan feliz para definir la hija de Oxum como el investigador de la religión africana, el francés Pierre Verger, que escribió: «el arquetipo de Oxum es de las mujeres graciosas y elegantes, con pasión por las joyas, perfumes y vestimentas caras. De las mujeres que son símbolo del encanto y de la belleza. Voluptuosas y sensuales, pero más reservadas que las de Yansá. Ellas evitan intercambiar opinión pública, a la cual dan mucha importancia. Bajo su apariencia graciosa y seductora, esconden una voluntad muy fuerte y un gran deseo de ascensión social».
 
En mi trato con estas mujeres, reconozco su sensible aparato reproductor, su inclinación por las relaciones de pareja, el hogar, matrimonio, familia. No hay nada más efectivo que criticarlo o censurarlo, eso hace que deje de hablarte hasta que supera la decepción de la desaprobación (si eres alguien importante para él/ella) y luego aparecen como si nada, tan gentiles como ellas son. Tienen un magnetismo atrayente, donde si no tiene valores firmes se convierten en la mujer de todos los hombres dado que ella es propensa a vivir enamorada y los caza fortunas (los picaflor) se sienten atraídos por ellas; son buenas en la cocina, tienen talento para la repostería; cuando no están ilusionadas están deprimidas y aunque oculten su vanidad, son vanidosas y el elogio es fundamental para cambiar de humor.
 
Estos arquetipos van sujetos a correspondencias vibratorias. En puntos de desequilibrio por Espíritus poco evolucionados, ella rige los aspectos del chisme y el alarde (la famosa “sifrina de barrio” o “aunque la mona de vista de seda, mona se queda”) en detrimento de las cualidades de otras mujeres. Podríamos decir que, en el sujeto poco evolucionado, se avivan los mitos de los conflictos que relatan los mitos yoruba con respecto a las mujeres que se relacionaron con los Orixás masculinos (Ogum, Oxossi y Xangó).





Estas son personas sensibles que necesitan de consentimiento y comprensión. De ellos con un tono de voz suave y un generoso abrazo se obtiene prácticamente todo. Como mujer, es la mujer refinada que ama las cosas buenas, esa mujer tan criticada despectivamente como mujer de exhibición (aunque dudo que cualquier hombre ligado a una mujer de Oxum quiera darle un trato y vida diferente a la que su energía le inspira); de esta misma energía se desprenden los aspectos kármicos, por lo cual no hace falta ser brujo o adivino, si es de Oxum, y conoces los aspectos simbólicos y manifiestos en sus vidas, ya sabes cómo es la vida de sus hijos acertando en porcentaje mayor al 80% por lo que una buena orientación es suficiente para sacarla de los malos caminos.
 
En la mitología, fue la esposa predilecta de Oxossi y le crió los 9 hijos que tuvo con Yansá por lo cual, energéticamente, la unión entre Oxossi y Oxum propicia energéticamente un buen balance si la evolución moral de los sujetos está lo bastante a pico como para expresar los aspectos positivos de cada uno. En relación a Ogum, en la dinámica energética conjunto a Yemanyá representan el Orixá de equilibrio; para los que conocen la dinámica energética de Umbanda y conocen a un hijo de Ogum (homologo a Marte, Ares; en astrología el signo Aries) sabrán que esa violencia es única y exclusivamente apaciguable bajo los dominios de Oxum. Se ha reportado que, los hijos de Ogum sólo por estar cerca de una hija de Oxum que manifieste sus aspectos más dulces, se sienten tranquilos, contrario a la emergente furia que les invade incluso en situaciones de calma y diplomacia.
 
A mí me tocó relacionarme con una de Yansá (más atronada y peleona como ellas imposible) pero soy del pensar, gracias a la experiencia, que Oxum posee algo placentero que sacia energéticamente mis carencias.
 
Sus hijas en la diversidad religiosa propician manifestaciones de entidades relacionadas al campo afectivo y la fertilidad. Mi mejor amiga, de Oxum, expresa a la India Rosa y Jurema (que poseen un patrón vibratorio idéntico a la identificación por los fluidos) y que les conciernen los mismos dominios en sus astrales respectivos.



En mi participación a su conmemoración su simpatía más simple consiste en: una luz amarilla (o por defecto, parafina sin coloración) con miel (también sirve un aceite de coco o esencia [aceites, a veces aromáticos] dulce con azúcar) y canela rallada, una oración (con petición) y un canto en su nombre. ¡Oro omi maio, oro omi maio; oro omi maio apado aieieo, ore yeyé ô Oxum!

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.