Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Comparte
Ir abajo
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador
Cantidad de envíos : 3911
Localización : Zulia
Edad : 33

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012
https://www.facebook.com/AlianzaNaiguata

Cromoterapéutica mágica o influencia de los colores en la hechicería

el Miér Mayo 10, 2017 8:36 pm


LA INFLUENCIA DE LOS COLORES EN LA HECHICERÍA


Pregunta: Nos explicaron ciertas personas entendidas en el hechizo, que los colores pueden activar o debilitar el ritual del hechizamiento, como es peculiar entre los africanos. ¿Cuál es vuestro parecer? 
Ramatís: Es de lógica común, que las vibraciones e impresiones grabadas en el éter, y conforme a la modulación o frecuencia con que son recepcionadas o activadas, pueden transformarse en diversos fenómenos, como ser electricidad, color, luz, calor, sonidos, magnetismo, olor u ondas hertzianas. Todas las cosas, a través del doble etérico, están súper impregnadas de éter físico, emanado del planeta, motivo por el cual, cualquier gesto o movimiento, hecho o pensamiento, repercute con su vibración armónica o no, en su campo de influencia. 

En base a esa correspondencia vibratoria entre las cosas y los seres, a través del fluido etérico universal, los hechiceros aprovechaban las vibraciones de los colores en el agotador proceso de hechizamiento colectivo, aunque ese recurso era más psicológico que técnico. Usaban los colores como excitadores de convergencia y concentración de las fuerzas puestas en movimiento por los presentes, aprovechando así, la gran influencia de la vibración del psiquismo y hasta del atomismo de los objetos. Mientras los hechiceros de las tribus obtenían resultados provechosos en su maleficio salvaje, sirviéndose de los colores condicionados al orden físico, como son el amarillo primario o el rojizo excitante, los magos blancos conseguían sublimar el campo emotivo de los presentes, a los ritos de magia teúrgica o terapéutica, poniendo en acción los colores balsámicos, sedativos y agradables, como son el azul celeste, verde seda o el rosa liliáceo.

Pregunta: Todo eso, ¿no es pura creencia? 
Ramatís: Innumerables leyendas y creencias del pasado, hoy son prácticas científicas, aunque disciplinadas por leyes conocidas. Ciertas leyendas, supersticiones y creencias cuando les son extirpadas sus excrescencias inútiles, demuestran tener un mecanismo científico o proceso que se encuadra perfectamente en los experimentos lógicos de la ciencia moderna. 

La leyenda de los indios mexicanos dice: que el mijo verde sometido a determinado ceremonial de colores excitantes, y más tarde cosechado bajo determinada fase de la luna a fin de obtener el moho usado por el curanderismo de la época, hoy es una realidad científica con el advenimiento de la penicilina. Sin lugar a dudas, que en los laboratorios modernos se obtiene la penicilina sin pensar en las fases favorables de la luna y sin proferir palabras mágicas o gruñidos misteriosos. Pero, la verdad, es que los indios mexicanos ya conocían esa propiedad terapéutica del moho y conseguían los mismos resultados, a pesar de no saber nada de la técnica científica actual. 

Los académicos sonreían escépticamente de los antiguos labradores, que para librarse de los parásitos en las coles usaban cáscaras de huevo, las que alineaban convencionalmente por el terreno sembrado. Mientras tanto, más tarde se comprobó que las mariposas, atraídas por la blancura de las cáscaras, ponían sus huevos, pero las larvas, no pudiendo equilibrarse sobre la lisa superficie, caían y morían sin poder efectuar la postura directa sobre las coles. La legendaria trepanación que los salvajes hacían en la cabeza de los enloquecidos, para "sacarles el diablo", hoy es una especialidad científica para el tratamiento de ciertos tipos de alienación mental de la moderna Psico-cirugía de lobotomía prefrontal, descubierta y practicada por el médico portugués António Caetano de Abreu Freire Egas Moniz. Se trata de la aplicación de una aguja hueca y una cuchilla sin filo, para romper las neuronas, entre el tálamo y el lóbulo pre-frontal, a fin de eliminar angustias, fobias y crisis obsesivas. 

Ciertos colores usados en ceremonias exóticas de los pueblos primitivos, en donde el rojo y el amarillo simbolizaban los elementos de la naturaleza, conseguían excitar a los presentes y danzarines, hasta llevarlos a una histeria colectiva, sin embargo, hoy son objeto de un cuidadoso estudio, en base a los efectos cromoterapéuticos por la influencia que ejercen sobre el sistema nervioso y endocrino.

Pregunta: Todo eso, ¿no es sugestión psicológica?
Ramatís: Los colores fascinan e influyen a los seres humanos, variando según la sensibilidad psíquica de cada persona, pues más allá de su repercusión física, accionan y despiertan nuevas disposiciones mentales y emotivas agradables o no, excitantes o depresivas. 

La civilización aún conserva sus tabúes en el uso de los colores y los conoce subjetivamente en sus efectos psíquicos, puesto que elige el negro para el luto, el violeta para las palmas y coronas de los difuntos, el blanco para el traje de novia, la primera comunión de los niños y cualquier otra expresión que simbolice alegría por la vida. Los colores manifiestan el temperamento y el alma de los pueblos, pues las naciones belicosas ostentan el rojizo en sus banderas, mientras que los países sin ambiciones guerreras, enarbolan en sus enseñas patrias el verde, amarillo, azul y blanco, en un admirable simbolismo que comprende la esperanza, la intuición, la fraternidad y la paz.

Pregunta: ¿Qué nos podéis decir de algunos pueblos salvajes que usaban ciertos colores para alejar a los espíritus? 
Ramatís: Exceptuando ciertas leyendas y supersticiones de los pueblos salvajes, que pretendían alejar a los espíritus en medio de una infernal gritería, usando a su vez colores fuertes, sin embargo, esos pueblos y tribus sabían condicionar los estados del alma y conseguían efectos psíquicos con efectiva repercusión física, consolidando ritos definitivos en el campo de la religiosidad y devoción espiritual. Muchas religiones todavía conservan en sus ritos de exaltación espiritual, como el Budismo y el Catolicismo, ciertos colores característicos aplicados en los estandartes, símbolos e insignias, asociando a los pueblos, los sentimientos y emociones que los predisponían para las ceremonias religiosas. Muchos espiritas egresados del Catolicismo todavía sienten en su alma, la vibración de aquellas épocas, tomándoles una extraña emotividad cuando se enfrentan con alguna ceremonia tradicional de la Iglesia Católica, pues en lo íntimo de sus almas, tales colores les evoca los momentos sedativos, benéficos y de fascinación religiosa que cultivaron por muchos siglos en la intimidad de los templos.

Existe, en realidad, la influencia de los colores en las disposiciones temperamentales y nerviosas de los seres humanos. La cromología, disciplina científica que progresa muy rápidamente en vuestro mundo, investiga los efectos de los colores en todos, sus ángulos de la manifestación humana, mientras que la cromoterapia estudia la acción de los colores sobre los enfermos. Aunque son investigaciones basadas en la lógica y comprobadas por los técnicos de la ciencia moderna, no deja da ser una prolongación positiva de las leyendas ridiculizadas de los pueblos primitivos, que instintivamente consagraban al color rojo como agresivo y excitante en las incursiones guerreras. Aunque se trataba de pueblos primarios, sus jefes y hechiceros usaban indumentarias especiales y hasta colores terapéuticos en los casos de enfermedad, y muchos enfermos se levantaban del suelo como hipnotizados ante los colores hechizantes.

Pregunta: ¿Por qué dijisteis efectos hechizantes de los colores? 
Ramatís: La palabra "hechizo" en su raíz etimológica y antes de popularizarse como cosa que "hace o produce el mal", era sinónimo de encantamiento, seducción, fascinación o atracción, que modificaba las emociones y los sentimientos de las personas. Los colores hechizan porque no sólo fascinan, arrebatan y producen modificaciones en el alma de los seres, sino, que predisponen al júbilo, al ánimo o bien causan melancolía y abatimiento.

Pregunta: ¿Cuál sería el efecto psicológico, y consagrado por la tradición de los colores, que influye sobre la naturaleza humana? 
Ramatís: Hemos explicado en otros pasajes de la presente obra, que las auras humanas están rodeadas de colores desconocidos e inconcebibles para los ojos humanos, las cuales se irradian de sus núcleos periespirituales, conforme a la naturaleza mental y emotiva de sus portadores. La gama de colores en la Tierra fue ampliada extraordinariamente, gracias a la actividad multiforme de un espíritu marciano, encarnado en la Tierra y recientemente fallecido, que a través de su obra mesiánica descubrió centenas de nuevos matices en la faja cromológica del orbe.

*El lector debe percibir que estamos hablando de Walt Disney, el genial creador de un mundo fascinante y maravilloso, ricamente coloreado, como son las historias de hadas y animalitos de su creación, en las cuales, siempre predomina la victoria y los más bellos sentimientos humanos.

Tal como se diferencian las manifestaciones del alma entre varias personas, así también varían los colores de las auras humanas. Existe, también, una perfecta sincronía de colores fiel mundo físico con los del mundo psíquico, porque en ambos casos, obedecen a las mismas leyes trascendentales, uniéndose en sus vibraciones y manifestando los diversos estados del espíritu. Sin lugar a dudas, que existe enorme diferencia entre los colores vistos por el ojo físico y los observados por el ojo periespiritual, puesto que el color físico es compacto y significa masa, el color psíquico es translúcido y manifiesta energía lumínica, imposible de ser conjeturada por los encarnados. Fue esa fascinante expresión de belleza y luz interior que Van Gogh y Gauguin presintieron en sus alucinaciones y que llegaron a le desesperación para fijarlas en sus famosas telas.

Como los colores aúricos brotan, por así decir, en sintonía con las emociones y sentimientos de las personas, el hombre posesionado por el odio, inmediatamente se rodea de un aura color negro, el avariento, de un tono pardo brillante y el sensual, de un rojizo llameante. Mientras que el hombre bueno e intelectual posee un amarillo dorado a la altura de la cabeza, con cierta cantidad de chispas doradas, la persona afable y simpática, irradia matices de un verde claro, muy agradable. El azul claro o celeste, manifiesta una elevada espiritualidad y por momentos se entremezclan matices plateados con rebordes blanquecinos. Los estados de ánimo espiritual, las virtudes que define a los seres pacíficos, tiernos y amorosos, los rodea matices muy claros, safirinos, rosados, liliáceos y verdosos sedantes, comprobando el sello indiscutible de las almas benefactoras y humildes.

El negro negativo sólo evoca las sensaciones deprimentes; el rojizo vivo y llameante, es excitante y recuerda la fuerza de la carne, la sensación física, la fuerza y la belicosidad; el azul esmeraldino tiene la particularidad de balsamizar el sistema nervioso, mientras que el topacio muy claro, es algo que tiene que ver mucho con la nutrición. El blanco, mientras tanto, es el color síntesis, sin manchas, refleja la pureza, la vida virginal, tan bellamente simbolizada en el lirio.

En suma, el verde es esperanza, porque nos evoca las campiñas, las planicies sin fin, o el color del océano, en simbolismo venturoso de libertad. El azul representa la bóveda celeste, el deseo de volar, el retorno al paraíso perdido, de allí que se evoca con tan perfecta seguridad, el sentimiento religioso.

Pregunta: concretamente, ¿qué es la Cromoterapia? 
Ramatís: Es la aplicación del color en la función terapéutica, recurso sutil y psicológico que ayuda a curar ciertas molestias o desequilibrios psíquicos en las personas sensibles. En algunas cofradías antiguas de Oriente, los Mentores trataban las disposiciones emotivas y temperamentales de algunos de sus discípulos hipersensibles, bajo la efusiva aplicación del color. El paciente era colocado en una habitación totalmente revestida, es decir, desde el suelo hasta el techo, de un tejido de seda purpurina y centelleante, quedando tantas horas como fuera su grado de resistencia psíquica y emotiva. Los más impresionables, sensibles o neuróticos, a veces alcanzaban tal grado de excitación nerviosa y perturbación periespiritual, que les tomaban crisis alucinatorias y exaltaciones belicosas incontrolables. Después de esa prueba de hiperexcitación por el color, el discípulo era colocado en otra habitación cuyo revestimiento total era de un tejido color azul claro con tendencia celeste, cuya transferencia rápida relajaba el sistema nervioso, produciendo una flojedad psíquica agradable y balsámica, desapareciendo en poco tiempo el paroxismo anterior.

La ciencia humana descubre, poco a poco, todos los efectos de los colores sobre el organismo humano, acontecimiento, que los viejos iniciados conocían desde tiempos remotos de la dinastía de Rama. El color, primero influye en el cuerpo mental y astral del hombre y recién después se refracta en el cerebro físico, demostrando la sensación del matiz entrevisto. En las esferas espirituales adyacentes a la Tierra, el color azul pueden verlo los espíritus superiores en 47 tonalidades diferentes. Mientras tanto, debido a la letargia del ojo carnal, los humanos sólo pueden aprovechar el diez por ciento de la realidad vibratoria del color, puesto que está limitado a la masa compacta de la faja física, pues únicamente el clarividente entrevé la luz interior que embebe y polariza la esencia energética de la misma. El uso de la mezcalina o ácido lisérgico 3 libera, en gran parte, la visión etérica del hombre, ayudándolo a ver los colores jamás imaginados y manifiestos en el mundo del éter físico, aunque después, no consiga describirlos fielmente, cuando retorna a su estado de vigilia.

Pregunta: ¿Nos podéis decir algo de esa refracción del color astralino sobre el organismo físico? 
Ramatís: Hay colores como el rojo fuego, que después de la recepción vibratoria por el cuerpo astral, que es el vehículo de los deseos y emociones, luego se reflejan en el periespíritu e impacta a la glándula tiroides, siendo muy bueno para activar los casos de hipotiroidismo. El lila fuerte, mientras tanto, acciona en sentido de apaciguar o frenar el caso citado anteriormente. Ciertos colores, después que son aislados o unificados inteligentemente a otros matices, accionan vigorosamente sobre el sistema nervioso, endocrino y linfático, ya sea frenando o excitando las funciones fisiológicas, capaces de interferir en la producción de fermentos, insulina, bilis, gérmenes lácteos, jugos gástricos, linfa, saliva, influyendo en los movimientos respiratorios, en la presión y en los centros térmicos. Hay algunos alimentos, cuya presentación predispone a la persona para una digestión favorable y estimula las hormonas; otros, mientras tanto, repugnan y causan desequilibrio en la vesícula biliar, como las carnes con salsas de aspecto vomitivo, sopas que recuerdan a lavajes desagradables, o platos que se parecen a los detritos orgánicos.

Gracias a la cromoterapia, cada vez más investigada por los científicos modernos, los hospitales son decorados bajo un objetivo psicológico a fin de mejorar la disposición emotiva y mental de los enfermos, así como hay colores que absorben el calor y otros los refractan, se escogen los colores conforme a las necesidades terapéuticas. Las aeronaves son pintadas interiormente por un tono agradable, pues de esa forma el problema de las náuseas del pasajero, durante el vuelo, se reduce casi en su totalidad. Los arquitectos actuales, aplican los colores en función al objetivo a ser utilizado en el ambiente, comprobando que son muy pocas las personas que no estiman la estética del color aplicado. Hay colores que atraen a ciertos insectos y reptiles, mientras que otros los rechazan, como el caso de las lámparas amarillas que rechaza los mosquitos, siendo muy usada por los cazadores cuando se internan en los matorrales.

Pregunta: En la práctica de la hechicería, también se observa el uso de los colores contra los hechizados. ¿Nos podéis aclarar ese aspecto? 
Ramatís: Aunque en casos muy raros, y a través de la hipnosis provocada desde el Más Allá, los hechiceros crean el clima favorable para que los obsesores trabajen por medio de los colores depresivos o excitantes sobre el cuerpo astral de las víctimas. Infelizmente, no podemos explicaros por el lenguaje común y articulado y sin los recursos de la telepatía, cómo se realiza esa influencia del color sobre los hechizados.

Ahí, justamente, en el mundo astral, donde los colores ejercen efectos positivos e inmediatos en los espíritus desencarnados, es donde los brujos incentivan los estados de espíritus desagradables y los impulsos descontrolados en los más sensibles. Por otra parte, entre lo mismos encarnados sufren disturbios cuando no asocian los colores en forma armónica en sus hogares, ambientes de trabajo o reuniones sociales, resultando los estímulos de irritación, sugestiones melancólicas, opresión mental o desasosiego emotivo. La exótica combinación del violeta y púrpura despierta sentimientos temerosos e inquietos, pues en lo íntimo del espíritu, podría asociarse el recuerdo pavoroso de los ambientes de torturas utilizados en la Edad Media, de la Inquisición y de los ambientes infernales.

*Hace muchos siglos, los ocultistas habían constatado que la pupila humana se contrae o se dilata, no solamente por la intensidad de la luz, sino, también por el tipo de brillo y tonalidad de los colores. En consecuencia, una persona sometida por mocho tiempo a la visión de un solo color, teóricamente, terminarla atrofiando la pupila hasta cierto diámetro, en obediencia a la ley que la "función hace al órgano". El color negro tiende a dilatar la pupila en su condicionamiento de buscar más luz, mientras que la blanca, la contrae por exceso de luz refractada.

El dolor, el crimen, la venganza y el odio, se manifiestan por medio de los colores oscuros, puesto que son la prolongación del alma delincuente. En la era moderna, el hombre trata de utilizar los colores claros, puesto que son sanos y funcionales, que denotan sorpresas y emociones agradables, siendo casi una realidad la aplicación cromoterapéutica del color sobre el alma humana.

Pregunta: El color, ¿siempre fue un elemento importante en el ritual de la hechicería? 
Ramatís: Como los sonidos tienen colores y los colores emiten sonidos, en la antigüedad, los caldeos, hindúes y egipcios realizaban encantamientos bajo la combinación hipnótica entre el color y la música. Ponían en movimiento la fuerza astralina del ambiente, en base a la excitación provocada por el ritual del hechizamiento y la atracción de los fluidos primarios, perniciosos y densos. Todo ello incitaba a los insectos, reptiles, animales y aves sensibles a la música, cuyas vibraciones, también accionaban en conexión con el color. Los clarividentes os pueden informar, que el "do" natural, es color rojizo fuego, el "fa" es un verde seda y el "si", la séptima nota, nos recuerda el azul celeste. Por eso cuando suenan ciertos instrumentos, los insectos, reptiles y aves, no sólo perciben las notas musicales, pues debido a su doble etérico primitivo, consiguen percibir los colores afines a su contextura oculta. Las cabras son fascinadas por la flauta, las diversas especies de arañas, agradan del sonido del piano; los insectos, en buena mayoría se aquietan bajo los acordes del violín y los sapos se alegran cuando la lluvia golpea sobre las latas; los camellos son más dóciles y resistentes cuando caminan por el desierto al son de alguna melodía. Bajo esa sensibilidad del reino animal, los antiguos hechiceros egipcios, asirios, etíopes, hindúes y caldeos hipnotizaban a varios tipos de animales y aves por la acción de la música, y conjugada a la representación astralina del color, los transformaban en poderosos condensadores vivos de malos fluidos, como hoy todavía, lo es el sapo, y lo fue respectivamente el gato en su tiempo.

Por eso, en casi todas las prácticas de brujería del pasado, los colores amarillos y rojizos fueron utilizados, porque refractaban rápidamente una fuerza física, y además, excitaban el campo psíquico.

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.