Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
» Collares de Protección
Hoy a las 3:06 pm por BENITOJ

» Interrogante que sucede los días de Menstruación???
Hoy a las 10:59 am por INDIO MARA 1

» Información sobre EL ANIMA SOLA
Hoy a las 9:31 am por danielas

» Misa de Elevación Espiritual
Ayer a las 7:51 pm por Alianza Naiguatá

» Espiritus que llaman
Ayer a las 7:31 pm por Alianza Naiguatá

» Inauguración del Foro de Espiritismo Cruzado
Ayer a las 7:20 am por Congo Nfinda

» pregunta sobre algo bien raro
Ayer a las 6:06 am por yemaya2222

» Igualdad de derechos del hombre y la mujer
Ayer a las 4:51 am por Alianza Naiguatá

» SUEÑOS Generales, Parte 2
Jue Dic 01, 2016 11:04 pm por javamnu

» Mis experiencias personales y unas cuantas dudas
Jue Dic 01, 2016 8:41 pm por Carpe Diem

» PARA QUE USAN EL AZUFRE
Jue Dic 01, 2016 5:18 pm por Carpe Diem

» mi frustracion ante un trabajo de santeria
Jue Dic 01, 2016 9:48 am por ELDIOSTHOR

» Muerte de un hermano espiritista
Jue Dic 01, 2016 3:57 am por INDIO MARA 1

»  conjuros y mal uso del tabaco
Miér Nov 30, 2016 11:11 pm por yemaya2222

» panama munanzos
Miér Nov 30, 2016 5:25 pm por Congo Nfinda

Idioma / Language
Galería


Qué no es la física cuántica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Qué no es la física cuántica

Mensaje por adal.cobos el Miér Sep 28, 2016 12:06 pm

Saludos a todos

Comparto este artículo para reflexionar sobre el afán que mueve algunos religiosos de apoyarse en conceptos de la ciencia.



Qué no es la física cuántica
Publicado el agosto 26, 2012 de Jorge Diaz

Richard Feynman, uno de los grandes físicos del siglo XX, decía que la naturaleza es como una gran partida de ajedrez jugada por los dioses y los físicos son espectadores de un juego del cual desconocemos sus reglas. Sólo podemos ver cómo las piezas se mueven. Después de observar el juego por un tiempo veremos que la torre se mueve en líneas rectas paralelas al tablero y que el alfil se mueve en diagonal. Así poco a poco podremos elaborar las reglas para comprender este juego y ponerlas a prueba, es decir seguiremos observando el juego para ver si nuestras reglas efectivamente se cumplen. Además, si somos capaces de descubrir las verdaderas reglas del juego seremos capaces de predecir cómo se moverán las otras piezas. Sin embargo a veces veremos movimientos extraños como un caballo moviéndose en L o un enroque. Desconcertados tendremos que intentar elaborar nuevas reglas y en algunos casos reemplazar las que teníamos por reglas mejoradas que se ajusten a los movimientos observados en este juego interminable.

Esta es una excelente analogía de cómo funciona la física: observamos el mundo a nuestro alrededor y tratamos de elaborar reglas o leyes de su funcionamiento, las cuales ponemos a prueba para ver si funcionan y si se observa algo inesperado en los experimentos será necesario replantearnos nuestras reglas ya que significa que no entendemos completamente el juego de ajedrez que es el universo.
La física cuántica es justamente un set de reglas de cómo se comporta la naturaleza a escalas muy pequeñas, a escala de átomos y partículas fundamentales. Este set de reglas ha sido puesto a prueba una y otra vez y hasta la fecha parece funcionar de maravilla. Sus predicciones han sido verificadas por los experimentos con una precisión asombrosa. ¿Pero qué hace tan especial a esta física cuántica? La física cuántica es bastante especial porque muchas de sus reglas desafían el sentido común, sin embargo ¿por qué le debería importar nuestro sentido común a la naturaleza? A pesar de ser tan extraña y hasta bizarra, la física cuántica funciona en el mundo real y en nuestros días incluso la llevamos en el bolsillo a todos lados ya que los sistemas electrónicos en nuestros teléfonos celulares, laptops y iPods funcionan gracias que los físicos han aprendido a sacar provecho de las reglas de la física cuántica. La cuántica no sólo es extraña en el lenguaje común y corriente, también requiere aprender un nuevo lenguaje basado en matemáticas que no intentaré describir ya que para eso todo físico debe sobrevivir a muchos años de entrenamiento, pero basta con decir que usando este lenguaje matemático es posible hacer cálculos y hacer predicciones las que, como decía antes, han sido comprobadas una y otra vez en experimentos. La física cuántica puede ser tan extraña que el mismo Einstein se opuso toda su vida a que la naturaleza funcionara en base a estas reglas, a pesar de haber jugado un rol protagónico en su desarrollo original. Muchos físicos dicen que el mundo se ve diferente después de estudiar física cuántica, lo cual es probablemente cierto, sin embargo es muy difícil declararse honestamente un entendedor de la física cuántica porque con nuestra naturaleza macroscópica no estamos familiarizados con la extraña conducta de las partículas que viven en un mundo microscópico.

Simulación de un electrón atravesando una barrera gracias al efecto túnel
Por ejemplo si una persona se lanzara corriendo hacia una pared y desapareciera en un lado para reaparecer al otro lado de la pared nos parecería un acto de magia, sin embargo los electrones hacen el equivalente a atravesar paredes todo el tiempo (para los interesados esto se llama efecto túnel y sí, es real aunque sólo ocurre a escalas microscópicas pero sabemos que funciona, incluso hay un tipo de microscopio que usa este principio). Niels Bohr, uno de los más grandes físicos del siglo pasado y padres de la física cuántica una vez dijo que si la física cuántica no te impacta entonces no la entiendes, a lo que Feynman una vez respondió “nadie entiende la física cuántica”. Esto último es probablemente muy cierto y los físicos más que nada nos acostumbramos a ella y aprendemos a calcular pero sus fundamentos son motivo de activa investigación hasta nuestros días. Sería imposible describir en detalle cada aspecto de la física cuántica ya que hoy en día la cuántica participa en casi todas las disciplinas de la física por lo que se necesitarían miles de posts para hablar de cada detalle. Sin embargo algo que es muy importante es describir qué no es la física cuántica, ya que al ser tan extraña ha sido burdamente manoseada por charlatanes y vendedores de humo como una manera muy exitosa de engañar a la gente.
Una técnica muy usada por charlatanes consiste en usar términos científicos que suenen tan complicados que su público no cuestione su dominio del tema. Sólo basta con usar palabras como energía, campos, vibraciones, resonancias y frecuencias para hacer tambalear a la gente que no es familiar con estos términos y con ello caer en tremendo error de asumir que quien usa estas palabras debe ser un experto en lo que habla. Lamentablemente esta es la postura de mucha gente ya que nuestra educación desde niños consiste más en aprender conceptos que en cuestionarlos. Cuando niños queremos saberlo todo y contrarespondemos a cada respuesta con un “¿por qué?”, sin embargo al pasar los años se nos enseña que hacer esa pregunta es molesta y que “la curiosidad mató al gato”como si ser curioso fuese algo malo, lo que lentamente destruye esa curiosidad infantil que es la misma que guía el pensamiento científico (recuerdo que cuando veía la serie animadaAnimaniacs uno de los personajes que me hacía reír mucho era Mindy, la que siempre acababa con la paciencia de otros sólo por preguntar ¿por qué? una y otra vez.

.

La física cuántica es la que permitió que desde el primer transistor en 1947 llegáramos a procesadores como el Core i7 que en un espacio menor contiene más de 800 millones de transistores.

Hoy en día “expertos” se expresan en los medios sin que se cuestionen sus ideas ya que se asume que son tan complicadas que no serán entendibles para el público general. Esto ha llevado a que se usen conceptos científicos que suenan complicados (energía, frecuencia, magnetismo, etc.) fuera de contexto o aplicados a temas totalmente desconectados, los que ensalsados con un buen manejo de la palabrería permite la germinación de disciplinas que son nada más que un fraude a la espera de consumidores desinformados. Personalmente no me molesta que alguien crea en cosas sin sentido, lo que me molesta es cuando estas creencias afectan potencialmente a la población en temas como la salud y la educación. Es decir, no me molesta que usted crea en un bienestar personal basado en un alma, aura o algún otro concepto místico, pero cuando se comienzan a vender productos que prometen bienestar físico, mental y espiritual en base a sin sentidos se está abusando de la ignorancia de la gente desinformada. No sólo porque se hace uso de lenguaje científico fuera de contexto sino porque se hace para engañar y desinformar a la población para vender un producto, es malintencionado, es fraude! Hay personas que no venden productos de manera directa, pero venden libros acerca de estas “disciplinas” pseudocientíficas que muchas veces sirven como referencia para quienes venderán un producto. Un ejemplo es el famoso Deepak Chopra, charlatán por excelencia conocido por usar conceptos de física cuántica para hablar del alma, la salud, y la conexión entre nuestro cuerpo y el universo (en realidad cualquier cosa la explica con física cuántica), sin embargo basta escucharlo para darse cuenta que el tipo nada sabe de lo que dice conocer  y sus discursos parecen ser construidos eligiendo palabras al azar (justamente alguien diseñó un genial sistema que toma palabras al azar para generar “frases de Chopra” y funciona de maravilla!). Sin embargo tiene miles de seguidores y sus libros se venden como pan caliente, además el tipo recorre el mundo dando charlas motivacionales donde comparte su “sabiduría” y promociona algún nuevo libro. Chopra ha sido invitado a inumerables foros en los cuales se le ha dejado en ridículo al demostrarse que este señor es un fraude.



A pesar de eso su popularidad no disminuye y sus seguidores aumentan. Es bastante similar a lo que ocurre con charlatanes nacionales como Pedro Gaete (con sus frases armadas con palabras al azar tomadas de algún libro de electromagnetismo), Alejandro Jodorowsky (el Coelho chileno que llena auditorios y satura Twitter con sus trabalenguas,* y Salfate (maestro de la palabrería que marea a su entrevistador pero que principalmente habla incoherencias). Con la estrategia de usar conceptos científicos como parte de la palabrería, los charlatanes no sólo confunden a su público y parecen conocedores de lo que hablan sino que también le hacen creer a la gente que sus ideas tienen bases científicas y así darse credibilidad. Es decir, podría inventarse una medicina alternativa basada en que “el cuerpo puede mejorarse de una enfermedad ya que las energías y frecuencias pueden ser balanceadas mediante la física cuántica”, la que se dirá que tiene bases científicas porque cada uno de los conceptos usados pertenecen al mundo científico, a pesar de que lo que se proclama no tiene sentido. De esta manera el charlatán citará libros de física y publicaciones serias como parte de su lista de referencias para darle credibilidad a su engaño, a pesar de que estén siendo usados fuera de contexto, al igual que sus conceptos.

La mente humana está siempre abierta al pensamiento mágico, nos gusta esa posibilidad por eso leemos ficción y vamos al cine, sin embargo esto también nos hace presa fácil de estos estafadores que usan argumentos que erróneamente parecen tener sentido. Por ejemplo, cada vez que hay algo desconocido se recurre a argumentos mágicos para explicarlo. Sólo basta con ver una mancha o irregularidad en una imagen para llamarle fantasma, una inesperada falla en una cámara o una luz en cielo para hablar de ovnis, un pigmento rojo producido por bacterias en yeso es sinónimo del milagro de una virgen que llora sangre (más detalles en Hypothesis), y qué hablar de las imágenes que algunos ven de seres mágicos en tostadas y caras en sombras de montañas (si le interesa el tema de ver cosas que no están ahí recomiendo este artículo en El Efecto Rayleigh y le dejo un indio escuchando su iPod).

De la misma manera si una persona con alguna enfermedad se mejora sin recibir atención médica será más probable que su mejoría se atribuya a oraciones, un milagro o algún remedio de la llamada “medicina alternativa” ya sea homeopatía, Reiki, terapias florales (o cualquier otro de esos fraudes) a la posibilidad de que el diagnóstico médico pudo haber fallado y la persona nunca estuvo enferma. No, nadie pensará en esa posibilidad ya que los médicos son personas muy inteligentes y nunca se equivocan (no estoy atacando a los médicos, sólo estoy planteando un caso hipotético pero no imposible). Señora, señor: los médicos son humanos y pueden equivocarse en un diagnóstico, eso es mucho más probable que alguno de los métodos alternativos que nunca han demostrado funcionar hayan hecho algún efecto más allá de un posible sentimiento de bienestar causado por efecto placebo. La medicina alternativa de cualquier tipo no funciona, es un fraude. Si funcionara dejaría de llamarse alternativa!

¿Y qué tiene todo esto que ver con la física cuántica? Resulta que la semana pasada me comenzó a seguir en Twitter una cuenta de una agrupación que habla de “medicina cuántica”. Esta tendencia no es nueva y gente estilo Chopra vende miles de libros de sanación, los que se convierten luego en tema de artículos de la ofensiva “sección mujer”de su periódico favorito. Así le cuentan a la gente que su alma, su espíritu, su energía vital puede conectarse con el universo y por una módica suma ellos le ofrecerán salud y bienestar a través de libros con trabalenguas. Respondí fuertemente con un chiste a esta agrupación, la que respondió inmediatamente y me invitó calificarlos sólo después de conocer su metodología, lo que acepté encantado. Como acordado, el pasado lunes recibí un documento que contaba los detalles y los principios físicos detrás de su prometida sanación cuántica. Su cuenta de Twitter permite hacer un juicio sólo en base al personaje que más retweetea: obviamente el mismísimo Deepak! Por lo que me armé de paciencia para leer todo el documento lleno de errores conceptuales en cada párrafo, referencias a documentos de reconocidos charlatanes internacionales, conceptos científicos de diferentes disciplinas que armaban frases sin sentido en cada línea. En fin, me sangraron los ojos luego de leer tanta estupidez (perdón, pero no se me ocurre otro calificativo para lo que leí). Su medicina se basaría en “la alineación y balance de energías gracias a la conexión que cada uno tenemos con el universo y la energía oscura a través la llamada energía sutil…” ¿Hace falta referirse al respecto? Puedo ahora responder con una palabra a la invitación de esta agrupación a calificarlos luego de informarme: fraude. Cumple con todas las condiciones descritas más arriba de las clásicas estrategias de estos charlatanes que intentan darle una base científica a su fraude, sin embargo sus argumentos no sólo son malinterpretaciones de conceptos científicos sino que las frases ni siquiera tienen sentido. Debería agregar que las referencias enviadas por el CEO de la empresa (así se autodenomina el ingeniero comercial que me contactó) incluye una larga lista de “iluminados” representantes del llamado “misticismo cuántico”, autores de libros de “geometría sagrada”, inventores de aparatos que ajustan las frecuencias de vibración del cuerpo con el cosmos para lograr bienestar y hasta “reencarnaciones de Einstein” (sí, leyó bien, así declaran sus seguidores a uno de los autores citados como referencia). Sin embargo como buen engaño, también incluye a conocidos y destacados científicos incluyendo a Francisco Varela, Roger Penrose, y hasta el libro de supercuerdas de Ed Witten. Claramente esta gente no ha leído ni los títulos de los trabajos de los autores citados, por ejemplo conozco bien el libro de Witten y puedo asegurar que requiere muchos años de estudios en física y matemáticas avanzadas sólo para leer su introducción, estudios que dudo este ingeniero comercial posea. Además tienen un canal en YouTubecon videos de los vendedores de humo que usa como referencia (advertencia: no me hago responsable por la pérdida de tiempo y la posible jaqueca ante tanta estupidez por minuto mostrada en esos videos). Se me recalcó que esta empresa no vende productos de ningún tipo, sin embargo encontré que el CEO administra otra compañía que ofrece servicios de charlas motivacionales a empresas así como también el rebalance se energías cuánticas para enfermedades físicas y psicológicas, además de servicios cuánticos a empresas [sic].

Este es sólo uno de muchos negocios armados para embaucar a la gente mintiéndoles acerca de qué es la física cuántica y cómo la aplican, sin embargo todo es un engaño para sacarles dinero abusando de su posible vulnerabilidad por sus problemas físicos y/o psicológicos. Entonces ¿qué no es física cuántica? El cuerpo humano funciona en base una serie de procesos químicos los cuales involucran intercambio de energía, sin embargo no es una energía cósmica, ni mágica, ni “sutil” (acá mi artículo sobre la energía). La energía se define como la capacidad de realizar un trabajo y nada tiene que ver con un aura mística o un espíritu. Cada vez que le hablen de un producto que mejora la salud o el ánimo de alguna manera que incluya términos como energía, frecuencia, balance, o campo electromagnético huya: probablemente están tratando de venderle caca de unicornio. Los átomos que componen nuestro cuerpo fueron creados durante la explosión que dio origen al universo (big bang) y otros fueron cocinados en el interior de estrellas que explotaron hace millones de años, sin embargo eso no significa que todos estemos conectados con las estrellas de alguna manera mística como muchos charlatanes dicen. La física cuántica involucra muchos fenómenos poco intuitivos sin embargo cada vez que un producto o servicio involucre algo que los físicos desconocen pero que el iluminado vendedor ha descifrado, probablemente lo están engañando. En general, es bueno dudar cada vez que le quieran vender un producto con el apellido cuántico, a pesar de que hay muchas cosas reales que oficialmente se llaman así por ejemplo existen la mecánica cuántica, la óptica cuántica y la computación cuántica, pero no son cosas que tratarán de venderle en cápsulas o aceites. Es importante mencionar que la física cuántica sí puede y es usada para tratar enfermedades, sin embargo estas modernas técnicas son llevadas a cabo por físicos y médicos con años de estudios, no por alguien que lo aprendió leyendo libros de Chopra o viendo videos en YouTube y el tratamiento se realiza en clínicas especializadas y no a través de jarabes, cremas o amuletos cargados con “energía sutil”. Si usted se ve una situación en la que no sabe si quien le habla es un experto o un vendedor de humo acá dos simples pasos para salir de la duda: 1. pídale que le explique cómo funciona su método/invención/producto; y 2. pídale que le explique en un lenguaje simple cada una de las palabras usadas en la explicación. Un experto debería ser capaz de responder a estas dos peticiones usando palabras que ambos puedan entender, de no ser así probablemente su interlocutor no sabe de qué habla y está tratando de engañarle. Un ejemplo: ¿se acuerda del inventor del robot Arturito en 2005 que juraba que su invención podía encontrar tesoros enterrados y hasta el paradero de Bin Laden? Así responde cuando se le pide que explique su invento. Conclusión: un fiasco que dejó en vergüenza al país hasta en National Geographic. Otro ejemplo: delirios de Pedro Gaete describiendo su “observatorio sísmico solar” (que nunca nadie ha visto!) con el que detecta las señales ondas escalares vectoriales electromagnéticas que demuestran el geoterrorismo del Sol y HAARP. Usted juzgue.

Vivimos en un mundo en el que la ciencia es cuestionada una y otra vez, y a pesar de realizar nuestra investigación con unas migajas, es impresionante mirar a nuestro alrededor y ver cómo la ciencia nos ha traído avances fabulosos. La ciencia no sólo es elaborar las reglas del juego de ajedrez de la naturaleza, también trae desarrollo tecnológico, progreso, educación, empleos, medicamentos y nuevos tratamientos médicos, desarrollo de naciones. La ciencia pone hombres en la superficie de la Luna, robots en la superficie de otros planetas, y produjo la tecnología usada en cada hospital; la ignorancia lleva a malgastar su dinero, enriquece a quienes lucran con su ignorancia, pone en riesgo su salud, y nos trae patéticos programas de televisión.

Agradecimiento a Edgar por su orientación en cuanto a los charlatanes internacionales. Si a usted le interesa un blog que desmiente charlatanería visite El Reptiliano Escéptico.

*: mi visión de Jodorowsky no ha cambiado, creo que es un charlatán sin embargo no abusa de la cuántica por lo que creo que no corresponde la lista en la que lo mencioné. Muchas de las críticas a este artículo son sólo por mencionarlo y no al contenido del mismo. Siendo fiel al contenido original preferí tacharlo y dejar esta explicación en vez de simplemente removerlo.



Muchas Felicidades

Adal Cobos

_________________
"La parte más útil del aprendizaje es desaprender lo que es falso."
Antístenes.

adal.cobos
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 2337
Localización : Bogotá, Colombia
Edad : 42

Masculino

Fecha de inscripción : 21/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.