Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
Idioma / Language
Los posteadores más activos de la semana
Carpe Diem
 
leskiev
 
Consagración India
 
Chamánn
 
Anubis
 

Galería


El espiritismo: preámbulo al sincretismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El espiritismo: preámbulo al sincretismo

Mensaje por Alianza Naiguatá el Dom Dic 25, 2016 9:45 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Pese a la polémica existente hoy día en el seno espirita con relación al florecimiento de un espiritismo más orientado hacia la religión y el servicio al prójimo de lo que volcado al estudio empírico del fenómeno, me atrevo a colocar a continuación, la opinión (podría decir esclarecimiento) de Ramatís con respecto al interrogatorio que se le hizo con respecto a la finalidad y misión que tiene el espiritismo (doctrina kardeciana) desde su aparición y sincretización interreligiosa.
 
Aclaración: lo que leerá a continuación no es un determinante de directriz para la doctrina espirita (aclaratoria que hago a los espiritas ortodoxos decantados por la pureza doctrinaria) y puede tomarse como una opinión. No se admiten en el presente tema conductas proselitistas y sectarias orientadas a la difamación de este u otro autor de libros espiritas ni agresiones ideológicas dirigidas hacia adeptos de otras ideologías.

EL ESPIRITISMO, PREÁMBULO AL SINCRETISMO
 
Pregunta: ¿Queréis decir, que los espíritus actuales, en su mayoría, son egresados del Cristianismo?
Ramatís: La mayor parte de los actuales líderes y trabaja­dores del Espiritismo, obedecieron a las normas de los Diez Mandamientos de la primera revelación, frenando los instintos inferiores. Más tarde, pacificaron las pasiones iniciando el de­senvolvimiento de algunas virtudes honrosas bajo la égida del Evangelio de Jesús. Actualmente, ese conjunto de almas, sen­sibles a las dos primeras revelaciones, conviven en el seno del Espiritismo desenvolviendo el autoconocimiento, divulgándole los preceptos liberadores.
 
Así como procede el jardinero, que debe arrancar las hier­bas dañinas para no asfixiar el desenvolvimiento de las hermo­sas especies florales, el clima espiritual de la tierra también re­quiere de la limpieza de los espíritus malhechores, para favo­recer el rápido progreso de las almas bien intencionadas.
 
Los izquierdistas del Cristo, o "hierbas dañinas", son los espíritus que no obedecieron a los Diez Mandamientos de Moi­sés, no aportaron su ayuda al Evangelio de Jesús, ni tienen en cuenta seriamente el Espiritismo de Kardec u otros movimien­tos espiritualistas. Todavía son indiferentes a su propia ventura espiritual, y viven preocupados únicamente con los intereses inferiores y las pasiones animales. En consecuencia, no se mo­dificaron con las enseñanzas de Moisés, no vibraron con la sua­ve invitación de Jesús, ni se interesaron por los esclarecimientos del Espiritismo sobre sus obligaciones morales como Espíritu Eterno.

Pregunta: ¿El Espiritismo podría volverse un eclecticismo religioso?
Ramatís: Es un movimiento de solidaridad fraterna entre todos los hombres. El Espiritismo no es una doctrina separatista, ni eclecticismo religioso que especula sobre la Vida del Espíritu Inmortal. A pesar del bien intencionado entusiasmo de algunos espiritas para unificar las diversas sectas religiosas en el seno de la doctrina, la mezcla heterogénea siempre sacri­fica la pureza íntima de la esencia. La cualidad de ser sustancia espirita, se reduciría por la cantidad o mezcla provenientes de los ingredientes de otras religiones adversas.
 
El Espiritismo puede ser eclecticismo espiritual, unido en espíritu con las demás religiones o credos, porque también afir­ma sus doctrinas y postulados en la realidad inmortal del espí­ritu. Pero, sería insensata la mezcla heterogénea de las prácti­cas, dogmas, principios y composturas devocionales diferentes entre sí, a fin de formar otro movimiento espiritualista excén­trico. Además, la doctrina espirita lleva una buena delantera en la preparación del terreno, para el advenimiento del "Mentalismo" en el próximo milenio, porque está liberado de dogmas, fórmulas, liturgias, idolatrías, fetiches o sacerdocios, tan co­munes en otras actividades religiosas del mundo. Su misión, en fin, es liberar al hombre y no sujetarlo aún más a las fórmulas y supersticiones del mundo carnal transitorio.
 
Pregunta: El Espiritismo, como ya sucedió con otras creen­cias y religiones, ¿no podrá sufrir en el futuro alteraciones en sus principios iniciáticos?
Ramatís: Si eso llegara a suceder, ya no sería Espiritismo, podría denominarse de algún sincretismo religioso o movimien­to excéntrico, al margen de la doctrina codificada. Espiritismo puro, es aquel que se practica bajo la disciplina de sus precep­tos doctrinarios originales; cualquier interferencia o mezcla que le manche la virginidad iniciática, es un desmentido flagrante a la base codificada por Allan Kardec.
 
Allan Kardec no elaboró las reglas y los postulados funda­mentales de la doctrina espírita, solamente en el transcurso de su última existencia física, en Francia. El dio cuerpo y discipli­na a los principios espirituales que investigó y afirmó en su memoria espiritual, después de tres milenios de variadas en­carnaciones, vividas en diversas latitudes geográficas de vues­tro orbe.
 
En el Egipto del faraón Merneptah, fue Amenofis, estudio­so médico del "Libro de los Muertos" y de los fenómenos del Más Allá; en la India, después de profundizar los conocimien­tos de los Vedas, desenvolvió el poder mental, y más tarde se le conoció como el "maestro del silencio"; en Caldea vivió como Shiranosóstri entre los magos babilónicos y fue poseedor de poderes mediúmnicos extraordinarios. Grecia lo conoció como elevado hierofante del Templo; vivió en Asiría y en Persia in­vestigando los fenómenos de las fuerzas ocultas de la naturale­za; además, participó de las ceremonias de los Druidas en las florestas sagradas de la Galia. Kardec revivió en el Espacio to­da su trayectoria iniciática vivida anteriormente en los diversos pasajes terrenos, antes de partir hacia la tierra para ser Hipólito Denizard Rivail, el codificador del Espiritismo.
 
Antes de su existencia en Francia, vivió en Escocia, en una existencia de reposo psíquico en contacto con el mundo, prepa­rando la síntesis de los conocimientos espirituales para la futu­ra codificación del Espiritismo. En su alma, todavía vibraban las evocaciones del politeísmo de la Lemuria, las revelaciones de los genios de la Atlántida, los esfuerzos infatigables de los mentores de la raza adámica, la peregrinación iluminada de Buda y los organizadores del pueblo judío. Convivió entre los sa­cerdotes de Egipto, iniciados de la India, de los Vedas, asimilan­do los fundamentos hermetistas, las prácticas del Brahmanismo, el proceso de la Ley del Karma y el conocimiento de la Reen­carnación. Más tarde, en el Espacio, peregrinó por las regiones que sirvieron de escenario para la vida del Sublime Jesús, acom­pañando conmovido, las investigaciones de los "archivos side­rales" las bases evolutivas del Cristianismo.
 
En sus existencias pasadas estaba definido el rumbo de su vida misionera en Francia, habiéndole trazado los preludios del grandioso plan elaborado por las Altas Esferas, como fue real­mente, el Espiritismo en el siglo XX. La firmeza de intenciones y la tenacidad indomable de Kardec, garantizaban la divulga­ción de la doctrina espirita en el momento psicológico de la comprensión mental del mundo occidental y del intercambio provechoso con el plano invisible.
 
La superioridad de la pedagogía espirita codificada por Kardec, resalta en favor del ascenso humano, porque sus fun­damentos no son el producto de la observación realizada en una sola existencia humana, sino, que es la síntesis de los prin­cipios sublimes, investigados durante varias existencias.
 
Pregunta: ¿Podéis extenderos un poco más sobre las di­versas vidas terrenas que tuvo Allan Kardec, cuando investiga­ba los fundamentos de la codificación del Espiritismo?
Ramatís: Las raíces del Espiritismo se pierden en los mi­lenios transcurridos, se profundizan en casi todos los templos iniciáticos de Oriente y en las experiencias espirituales de todos los pueblos. Renaciendo en Francia y en contacto con la fuerza atractiva de los fenómenos del Más Allá, el genial codificador fue alcanzado por una avalancha de ideas y recuerdos de sus vidas pasadas, que le hicieron admitir, sin duda alguna, la "Ley de la Reencarnación" y la "Ley del Karma", como preceptos de gran contenido familiar para su espíritu.
Bajo la influencia de sus evocaciones pasadas, en su retina espiritual se delineaban las pompas sacerdotales de Ra y Osiris, en el suntuoso culto a los "muertos que sobreviven"; las figuras imponentes de los Druidas, en el culto del Fuego Sagrado; la ofrenda en medio de la floresta de los griegos presidiendo los misterios de Eleusis, o de los misterios órficos del alma, subli­mándose en las vibraciones de la música celestial.
 
Hermes, Krisnha, Lao Tsé, Fo Hi, Zoroastro, Rama, Buda y el divino Jesús, le influenciaron el alma poéticamente por al­gún tiempo, aunque era francés y criado y educado bajo una severa disciplina científica. Actuaba en su mente sensibilizada el pasado de intensa actividad espiritual, la evocación de sus prolongados pasajes por las instituciones espiritualistas y tem­plos religiosos de todos los pueblos. Su espíritu, insaciable en la búsqueda de la Verdad, había investigado las diversas fuen­tes humanas de la revelación espiritual, pero siempre se mostró adverso a las prácticas excéntricas, fórmulas complicadas o dog­mas infantiles. Su bagaje milenario lo constituía un gran caudal de valores exactos y preciosos, y en su última existencia, en Francia, no fue creyente hasta los cincuenta años de edad, por­que tenía ojeriza a las supersticiones y dogmas de la época: por eso, la seguridad doctrinaria del Espiritismo se afirma, principal­mente, en las bases milenarias de las experiencias e investiga­ciones de un espíritu adulto, que resaltó su realización univer­salista por la adopción incondicional del "Código Moral" del Evangelio de Jesús.
 
Pregunta: Sin embargo, afirman algunos espiritualistas e iniciados, que el Espiritismo no puede sobrevivir como doctrina universalista porque le falta el método y la disciplina, propias de la cultura iniciática de los templos esotéricos. Que se trata de un movimiento popular, que varía conforme a la versatilidad de las masas, las que no tienen el discernimiento espiritual cons­ciente de los iniciados en el ambiente profano. ¿Qué decís al respecto?
Ramatís: Existen épocas apropiadas para la revelación de cada sistema religioso y doctrinario de comprobada responsa­bilidad espiritual. Evidentemente, difieren muchísimo entre sí, el tipo de los mensajes revelados por Moisés, Jesús y el mismo Kardec. La contextura y enseñanza de cada uno de esos men­sajes, varían conforme a la psicología, el entendimiento, las costumbres y la cultura espiritual de los pueblos de la época, en que se hizo la revelación. Lo alto no acostumbra a violentar la inmadurez espiritual de los hombres en su aprendizaje pla­netario, pero sí les gradúa las revelaciones para el Espíritu In­mortal conforme a la capacidad de su asimilación y discerni­miento. El Jehová intransigente y feroz revelado por Moisés hace tres mil años, nada tiene de común con la ternura del "Pa­dre" amoroso manifestado por Jesús, así como el mensaje es­pirita de Kardec, no contiene amenazas con las penas del in­fierno, pero despierta la conciencia del hombre respecto a sus obligaciones espirituales y las consecuencias morales a través de la Ley del Karma. De ese modo, las intervenciones sacer­dotales, las gracias y los favores concedidos a última hora a los pecadores  arrepentidos,  perdieron  fuerza  y  significado,  en base a la enseñanza espirita, que advierte sobre la responsabi­lidad personal de cada criatura en la construcción de su propio destino.
 
En consecuencia, el hombre no se gradúa en ciudadano angélico bajo las amenazas de puniciones eternas. Evoluciona por el estudio, por el servicio caritativo que presta a sus se­mejantes; y el propio sufrimiento resulta apenas un proceso de rectificación espiritual, dando estímulos para alcanzar el tiem­po perdido.
 
La principal característica del mensaje espirita es desper­tar al alma de los hombres para la interpretación de la Ley Espiritual, que disciplina la formación de la conciencia indivi­dual en el seno del Cosmos. Dios no hace concesiones especiales conmovido por las solicitudes compungidas de sus hijos, pero le proporciona el camino educativo para el "auto esclarecimiento" y conciencia de su responsabilidad en la tierra.
 
En el siglo XX, el Espiritismo es la doctrina indicada, que ayuda al ciudadano terreno para reconocer su responsabilidad espiritual.
 
Pregunta: ¿Por qué el Espiritismo no fue codificado mu­cho antes, a fin de esclarecer a los hombres y liberarlos con más tiempo de sus culpas pasadas?
Ramatís: Mientras el hombre común no estaba capacita­do para percibir la naturaleza imponderable del mundo oculto, era justo y muy lógico que los esclarecimientos espirituales se hicieran por etapas graduales en el interior de los templos iniciáticos, la humanidad tiene un índice más que suficiente para entender los orígenes y actividades ocultas de la vida inmortal. Por eso, el Espiritismo es una doctrina de iniciación espiritual a la luz del día, cuyo templo es la naturaleza y el sacrificio es el corazón del hombre.
 
Apareció en el momento exacto de la madurez científica y receptividad psíquica del hombre actual, y sus enseñanzas simples y prácticas lo orientan en la trama de la vida y en el intercambio con las demás criaturas. El escenario abierto del mundo substituye las tradicionales paredes del templo iniciático; y las prácticas esotéricas de hoy están com­prendidas por la resignación, paciencia, renuncia, bondad, to­lerancia y humildad, que deben ejercerse en el hogar, en las filas, esperando el transporte, en las diversiones, reuniones sociales, en el trabajo, en el deporte y en los establecimientos edu­cacionales.
 
El Espiritismo en el siglo actual, abrió las compuertas del mundo oculto para todos los ciudadanos del mundo, sin excep­ción, pero exige que sus adeptos también abandonen las san­dalias empolvadas del mundo ilusorio en el portal del templo del "Espíritu".
 
Pregunta: ¿Por qué el Espiritismo debe superar a tantas filosofías y doctrinas espiritualistas de nuestro mundo, cuando ellas también pregonan la "Ley del Karma", "La Reencarnación" y el "Autoconocimiento"?
Ramatís: La mayoría de las doctrinas o filosofías espiritualistas que admiten la Ley del Karma y de la Reencarnación, requieren adeptos, simpatizantes o discípulos, que tengan alguna preparación superior, a fin de poder compartir las prácticas iniciáticas. Mientras tanto, a pesar de que el Espiritismo afirmó sus raíces en las elevadas doctrinas de Oriente, hizo lo más im­portante, que ninguna otra realizó hasta la fecha, deshizo los tabúes de las iniciaciones ocultas y clarificó las enseñanzas eso­téricas de los símbolos y terminologías complejas, ofreciendo el conocimiento puro para todos en general.
 
Pregunta: Antes del Espiritismo, ¿los antiguos no se comunicaban con los muertos, como lo hacían los sacerdotes egipcios?
Ramatís: Sin lugar a dudas, el Espiritismo asienta su base principal en la comunicación con los espíritus. Pero, nosotros sabemos que esa comunicación siempre existió y es tan vieja como el mundo. Si el mismo Moisés prohibió el intercambio del pueblo hebreo con los muertos, es porque era razonablemente posible.
 
Sin embargo, es bueno que sepamos que, sólo después que surgió el Espiritismo, hubo un cuerpo organizado, un sistema competente, filosófico, religioso y científico, con el interés de disciplinar y controlar las experiencias con los desencarnados. Entonces, los espíritus comenzaron a satisfacer las necesidades de los investigadores, y además de dar pruebas sobre la inmor­talidad del alma, les ofrecieron directrices para que el hombre supiera comportarse en el intercambio con los "fallecidos".
 
Antes de la codificación espirita, los magos, hechiceros e iniciados mantenían el intercambio con los desencarnados, pero lo conseguían a través de prácticas absurdas y complejas para conseguir un breve y confuso contacto con el mundo oculto.

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3867
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

http://forosdelavirgen.org/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.