Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Idioma / Language
Galería


¿Por qué reencarnamos?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Por qué reencarnamos?

Mensaje por Alianza Naiguatá el Sáb Ago 20, 2016 12:15 am

¿Por qué reencarnamos?

A muchos les puede parecer que el Renacimiento en la Tierra es algo a que está forzada el alma aún contra su deseo. Precisamente sucede todo lo contrario, nadie renace en la Tierra contra su voluntad, sino porque quiso y deseó renacer”.

Quizás nuestra mente como seres encarnados no lo podamos comprender en su totalidad porque aun estamos ligados a la materia, y mientras mas densa puede bloquear los sentidos o sensaciones del alma, también esto depende del grado de evolución tenga, por eso la mayoría lo puede asimilar a medias aceptando la reencarnación como una posible realidad pero renegando de ella, me imagino también porque en materia tendemos a evitar el dolor y el sufrimiento, pero en estado almico pues comprenderíamos las cosas mejor el porque hemos tomado decisiones y que la reencarnación es una ley universal que cumplimos para nuestro mejoramiento, en otros casos de personas,sencillamente no aceptan tajantemente la existencia de vida después de la muerte ni menos la reencarnación o transmigración, como volvemos a decir, al no poder captar con los sentidos físicos, se niegan a aceptarlo y se dice que no existe nada de eso, siendo una salida muy fácil.

También esta el hecho que nos han programado con una cultura materialista desde pequeños , y manteniendo la idea de que la vida solo es una y luego desapareces, no hay nada mas que ello , y suelen decir :" vive la vida como si fuera la ultima vez, después no hay otra" "la vida es un día" "solo se vive una vez" "disfruta el hoy porque mañana luego te comen los gusanos" . Por otro lado , desde que el hombre tiene uso de razón, ha buscado la fuente de la juventud, la fórmula que lo conduzca a la inmortalidad y para ello ha experimentado diferentes caminos para lograrlo fracasando en su intento, alcanzando solamente un promedio de vida de sesenta a setenta años actualmente. Eso se debe a que el hombre ha equivocado el camino creyendo que solamente es un cuerpo físico y ha querido prolongar su vida en el mismo cuerpo, ello ha resultado frustrante y sin sentimientos pues tarde o temprano tendemos a perder el cuerpo físico, ya que es finito en la hora de la transición o paso dimensional llamado en el mundo de los hombres la muerte.

Muchas almas altruistas renacen impulsadas por el deseo insistente de ser útiles a la humanidad, de realizar alguna magna obra en beneficio del mundo o cumplir algún deber inspirado por el amor. Pero nobles o viles, si estos deseos están relacionados con las cosas e intereses de la Tierra, son propulsores del Renacimiento”. Hay equilibrios de fuerzas que determinan el tiempo, la raza, los padres, la familia… en que el individuo debe nacer… Todo obedece a la naturaleza del biotipo espiritual”.

Poco después, hay sendas invisibles, de naturaleza dinámica y psíquica, que guían el camino de las almas hacia determinados puntos, con preferencia a otros. Lo que les impele a seguir esa senda es, como en la vida, el instinto, el Deseo”.

Resulta difícil determinar cuál es la razón para que un alma encarne en un determinado momento. Las interpretaciones dieron casos en los que transcurrió un prolongado lapso, y otros en los que hubo un regreso muy rápido a la vida terrestre. No hay duda que el deseo de la misma entidad es un factor preponderante.

¿Por qué debemos renacer? ¿Por qué debemos volver a esta existencia terrestre limitada y miserable? ¿Por qué no podemos adquirir experiencia en esos reinos superiores sin necesidad de venir a la Tierra?”.

Tales quejas están basadas en malentendidos de varias clases. En primer término debemos comprender y grabar profundamente en nuestra memoria que el propósito de la vida no es la felicidad sino la experiencia. La tristeza y el dolor son nuestros maestros más benévolos, mientras que las alegrías de la vida no son sino cosas fugaces. Esto parece una doctrina muy dura…, sin embargo así es, y si la examinamos, comprenderemos que no hay tal dureza…

“La experiencia – prosigue – es ‘el conocimiento de las causas que producen los actos. Este es el objetivo de la Vida, junto con el desarrollo de la voluntad, que es la fuerza con que aplicamos el resultado de la experiencia.
La experiencia debe adquirirse, pero podemos elegir entre adquirirla por el escabroso y duro camino de la experiencia personal o por la observación de los actos ajenos razonados y reflexionando sobre ellos, guiados por la luz de cualquier experiencia que hayamos tenido”.

La elección – añade – es nuestra, pero en tanto no aprendamos todo lo que hay que aprender en este mundo, debemos volver a él. No podemos permanecer en los mundos superiores y aprender allí hasta que hayamos dominado las lecciones de la vida terrestre. Eso sería tan sensible como enviar a un niño al kinder un día y a la universidad al siguiente. El niño debe volver al kinder un día tras otro y pasar años enteros antes de que el estudio haya desarrollado en él la capacidad suficiente para que pueda comprender las enseñanzas que se dan en la universidad”.

“El hombre también está en la escuela, la escuela de la experiencia… Debe volver muchas veces antes de que pueda esperar dominar todo el conocimiento del mundo de los sentidos… Por eso la Naturaleza decreta que el hombre debe volver a la Tierra, después de intervalos de reposo, para proseguir su trabajo donde los dejó, de igual manera que un niño sigue su estudio en la escuela cada día, después del intervalo de una noche de sueño”.

“No es argumento contra esta teoría el decir que el hombre no recuerda sus vidas anteriores. Todas las facultades que poseemos demuestran que las hemos adquirido en alguna parte. Y, además, si no hubiera vuelta a la Tierra ¿qué utilidad tendrá la Vida? ¿Por qué luchar por nada? ¿Por qué una vida de felicidad en un cielo eterno debería ser la recompensa de una buena vida? ¿Qué beneficio podría producir una buena vida en un cielo donde todo el mundo es ya feliz?. Seguramente en un lugar donde todo el mundo es feliz y está contento, no hay necesidad alguna de simpatía, de sacrificios ni de buenos consejos. Nadie los precisaría. En la Tierra hay muchos que los necesitan y esas cualidades humanitarias y altruistas son de la mayor utilidad para la humanidad que lucha. Por lo tanto, la Gran Ley que trabaja para el bien, hace que el hombre vuelva al mundo para beneficio de sí mismo y de los demás, con sus tesoros adquiridos, en vez de permitir que se estropeasen o desperdiciasen en el cielo, donde nadie los necesita

Veamos lo que sobre la misma cuestión nos dice el espíritu André Luiz en la obra “Misioneros de la Luz”, psicografiada por el conocido médium brasileño Francisco Cándido Xavier: Tenemos necesidad de la lucha que corrige, renueva, restaura y perfecciona. La reencarnación es el medio y la educación divina el fin…, por esto mismo, a la par de millones de semejantes nuestros que evolucionan, existen millones que se reeducan en determinados sectores del sentimiento, porque si poseen ya ciertos valores de la Vida, les faltan otros no menos importantes”.

_________________
«Si me critican o si me enjuician porque la amo, no es un pecado amar a la madre del redentor, parecería que aman más al madero, a la cruz y a los clavos, que al mismo vientre que trajo al mundo a Nuestro Señor, eso no lo entiendo mas a mi Virgen yo si la amo, no son dignos los hombres que enjuician la voluntad del Creador».

Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3441
Localización : Zulia
Edad : 32

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.